Hablan los hechos

Las reseñas, comentarios y análisis periodísticos posteriores a la aprobación en segunda lectura en el Senado de la República, del Proyecto de Ley de Partidos Movimientos y Agrupaciones Politices y de las explicaciones del expresidente de la República y Presidente del PLD, Leonel Fernández, confirman la preocupación ciudadana y de la militancia del Partido de la Liberación Dominicana por un posible fraccionamiento de la tradicional unidad partidaria.

Que el vespertino El Nacional publicara en primera página el título “Leonel despeja temores de división PLD”, confirman la preocupación de los observadores del quehacer político y el sentir de los sinceros militantes peledeístas.

Es una gran verdad la indiferencia de una gran parte de la población sobre este tema, porque no entiende o quizás no le interesa, en razón de que son otras sus prioridades.

Pese a esa realidad son cientos de páginas y horas dedicadas al trato del Proyecto de Ley de Partidos Movimientos y Agrupaciones Políticas y sobre todo al punto de la celebración de elecciones primarias en los partidos, que es un tema dentro de los 80 artículos de que dispone el proyecto aprobado.

Del propio litoral peledeísta a diario salen voces a pontificar la conveniencia de unas primarias de una forma o de otra, e incluso hasta el extremo de caer en el terreno de la descalificación personal, que ha desviado aún más el debate.

Como lo hemos expresado en otras ocasiones, mientras se apuesta a la división del PLD, una parte de su liderazgo le hace el juego conduciendo una discusión muy mal encausada.

Sin que sea contradictorio con la dirección política del PLD, cuyas líneas suscribo como militante, me atrevo a calificar de equivocada la decisión de dejar en libertad a sus congresistas para otorgar el voto que consideren en el proyecto de Ley de Partidos en los hemiciclos.

Y considero errática la decisión porque llevando el debate al congreso, el PLD hace pública las diferencias de criterios que siempre se han ventilado en los organismos, circunscribiéndose a normas y reglamentos internos y que ahí se quedan.

A continuación del título de la información citada se afirma que el temor en sectores sociales y políticos de un rompimiento del liderazgo fundamental del PLD, que pudiera provocar una división de sus filas, y por ende una explosión institucional, por ser la organización más grande y en el poder, fue despejado a por la posición asumida por el presidente de la organización.

El análisis hace referencia a las declaraciones de Leonel Fernández de que “En el PLD hay discrepancias, no una división”, expresando así que las diferencias no son antagónicas y como tal alejando el fantasma de la división, a la que se apuesta desde afuera contra el Partido de la Liberación Dominicana.

Entendido en política, que ven con objetividad la situación, han opinado que las declaraciones del expresidente tienden a apaciguar los ánimos, que ya comenzaban a subir el tono de las descalificaciones por el tema de las primarias abiertas.

Se tiene que hacer conciencia que la discrepancia a lo interno del PLD en torno a la Ley de Partidos no debería ser un asunto de vida o muerte, como se quiere insinuar, que ante el contrario, el proyecto aprobado en segunda lectura en el Senado, concretiza de manera efectiva el mandato constitucional, que establece que la conformación y funcionamiento de los partidos políticos “deben sustentarse en el respeto a la democracia interna y a la transparencia, de conformidad con la ley” (art. 216).

Puntos relucientes de la Ley de Partidos

acuerdo-lp03

La anhelada Ley de Partidos debe ser suficientemente clara y precisa que facilite a los órganos responsables su cumplimiento y “servir al interés nacional, al bienestar colectivo y al desarrollo integral de la sociedad dominicana” (Constitución de la República art. 216).

A esos aspectos hizo referencia el Presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez al ponderar al final de los debates de la sesión del miércoles 18 de abril la aprobación del proyecto de Ley, por la importancia que reviste para el país y la democracia.

Con su testimonio el también Secretario General del Partido de la Liberación Dominicana refuta los argumentos opositores de culpar al PLD de que el país no cuente con una Ley de Partidos.

Recordó que fue el actual Presidente del PLD, Leonel Fernández, quien siendo Presidente de la República presentó en el año 1999 un primer proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas, agregando que ha sido el partido morado que más tiempo ha dedicado a analizar el proyecto con importantes aportes, fruto de los debates internos.

En los detalles de los 80 artículos aprobados encontramos, entre otros:

El aumento de la cuota de candidaturas para la mujer, elevándose de un 33 a un 40 por ciento. Además se establece la prohibición de negación de aquellas candidaturas de mujeres obtenidas en procesos internos; en casos de alianzas o coaliciones, la sustitución de una mujer debe ser reemplazada por otra mujer del partido con quien se ha hecho la alianza.

Se establece una cuota para la juventud, segmentado al 10 por ciento de la propuesta nacional para candidaturas de ciudadanos de hasta 35 años.

Se exige a los partidos políticos contribuir a la formación política y al adiestramiento técnico de los ciudadanos en los asuntos del Estado, a la instrucción de sus integrantes en la ideología partidaria y la difusión de los valores cívicos y patrióticos, acorde a programas que difundan el pensamiento y los estatutos de cada organización.

Especializar al menos el 10% de la suma entregada por concepto de financiamiento público para la formación en política.

Reglamenta los períodos de las precampañas y campañas electorales con un régimen de consecuencias ante su inobservancia.

Se enfrenta el transfuguismo, uno de los vicios que ha impactado de manera negativa en los partidos políticos.

La Ley podría contribuir a que se subsane la situación del listado de los miembros de los partidos político, es decir el Padrón de los partidos.

Se fortalece el derecho de los afiliados a los partidos a su defensa en el caso de sanciones o expulsiones.

Se precisa de manera clara sobre los controles financieros en las agrupaciones políticas, punto de trascendencia en una época en que la demanda de transparencia en cada vez mayor.

Ha contribuido también a apaciguar los ánimos las afirmaciones del Presidente de la Cámara de Diputados, Rubén Maldonado, quien sustenta la idea de procurar el consenso y evitar que la Ley de Partidos Políticos y Agrupaciones Políticas sucumba nuevamente en el Congreso Nacional.

Informó que para esos fines se reunirá en los próximos días con el presidente Danilo Medina y le presentará el impasse que existe para lograr la aprobación de la pieza.

Una Ley de Partidos es un estatuto general en el que se establecen reglas como deben funcionar estas entidades; se debe aprovechar esta oportunidad para que el Congreso, dirigido por el PLD, le otorgue una Ley que responda a un verdadero consenso, palabra que proviene de consensuar, que según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, significa adoptar una decisión de común acuerdo entre dos o más partes.

Noticias Relacionadas