Internacionales

Advierten sobre impacto de crisis en economía nicaragüense

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, advirtió hoy sobre el impacto negativo de la crisis sociopolítica en la economía del país, mientras transcurre la tercera sesión plenaria del diálogo nacional por la paz.

El lento avance en los debates del diálogo nacional por la paz en Nicaragua se atascó hoy ante la falta de consenso en las iniciativas de acuerdos, propuestas por las partes, en medio de una profunda tensión social que amenaza con agravarse.

Los números indican que debemos hacer algo para solucionar este problema, expresó Reyes, en alusión a la inestabilidad en la nación desde hace más de un mes.

Este año la tasa de desempleo podría aumentar de 4,7 a 5,2 por ciento. Asimismo la inflación ya tiene efectos en los bienes alimentarios principales, pues ahora estimamos un valor de siete y ocho por ciento, cuando lo previsto era entre 5,5 y 6,5 por ciento, detalló.

Al bajar la capacidad de consumo de la población la pobreza va aumentar, agregó Reyes, al señalar que lo logrado en ese aspecto en años anteriores podría revertirse.

Sumemos a eso 58 mil empleos menos, pérdidas por 260 millones de dólares en ingresos, 132 millones de dólares en exportaciones de mercancías y 138 millones de dólares en zona franca, apuntó el presidente del BCN.

El ente emisor pronosticaba una tasa de crecimiento en el sector transporte de cuatro por ciento, sin embargo, ahora proyecta entre cero y uno por ciento.

De igual manera espera una disminución de cinco a cuatro por ciento en el crecimiento en la agricultura, mientras que la actividad de hoteles y restaurantes caería un 17 por ciento, según la fuente.

“Estas cifras las estamos compartiendo con organismos como el Fondo Monetario Internacional para hacer una evaluación de cómo vamos a financiar este año y cuál sería el set de políticas que vendrían”, acotó Reyes.

Al respecto señaló que en la medida en que se acumulen más distorsiones, el set de políticas que van a recomendar los organismos va a ser mucho más duro del sugerido previamente.

El lunes Reyes afirmó que la primera acción del diálogo debía ser recuperar la estabilidad en el país para minimizar los costos de la crisis, los cuales podrían profundizarse en detrimento de la economía.

Para el gobierno, la paz, estabilidad y seguridad de Nicaragua resulta vital y prioritario, frente a las demandas sobre reformas políticas de la oposición.

El canciller Denis Moncada advirtió este miércoles que la agenda de 40 puntos que se pretende imponer en el diálogo nacional conduce a un golpe de Estado y viola la Constitución y leyes vigentes en el país. Durante la tercera sesión del diálogo, representantes del Ejecutivo y sectores a favor de sus políticas abogaron por el cese inmediato de la violencia, la libre circulación y el respeto al derecho al trabajo, una propuesta que la oposición niega aceptar.

La crisis estalló el 18 de abril contra reformas del Gobierno al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las protestas, a las cuales se sumaron otras demandas políticas.

Tras un mes de enfrentamientos, muertes, heridos y actos de vandalismo, el gobierno y sectores sociales comenzaron un diálogo nacional para estabilizar la situación del país.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas