Internacionales

Muere terrorista Luis Posada Carriles

El terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles falleció en el estado norteamericano de Florida, donde vivía libremente pese a las continuas denuncias de sus actividades criminales y los pedidos de extradición en su contra.

El abogado Arturo Hernández confirmó que la muerte del hombre de 90 años de edad ocurrió cerca de las 5 de la mañana de este miércoles en un hogar para veteranos del Gobierno estadounidense, localizado en Miramar, en el sur de ese estado.

Dentro de su historial se contaron diversas acciones terroristas en la isla caribeña y otros países latinoamericanos, e intentos de atentados contra el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Un documento de 1976 desclasificado por el Departamento norteamericano de Estado señaló a Posada Carriles como el autor más probable del acto terrorista que conmocionó al pueblo de Cuba y a otras naciones de la región el 6 de octubre de ese año.

Se trató del derribo en pleno vuelo de una aeronave de Cubana de Aviación, la cual cayó al mar frente a las costas de Barbados con 73 personas a bordo: 11 guyaneses, cinco coreanos y 57 cubanos, atentado del cual el fallecido este miércoles es considerado el autor intelectual.

El memorando enviado al entonces secretario norteamericano de Estado, Henry Kissinger, señaló que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) tuvo vínculos con tres de las personas “supuestamente” implicadas en el derribo del avión de Cubana.

Tal texto abordó en detalle los nexos de esa organización con individuos vinculados al sabotaje, y citó directamente a Hernán Ricardo Lozano, Freddy Lugo, Orlando Bosch, Frank Castro, Orlando García, Ricardo Morales Navarrete, Félix Martínez Suárez y Posada Carriles.

Archivos revelados en este país a finales del año pasado sobre el asesinato del expresidente John F. Kennedy contienen el expediente secreto del terrorista, quien fue informante de la CIA pero era considerado tan peligroso que la propia agencia lo tenía vigilado.

Según esos materiales, la organización consideró terrorismo los planes del criminal confeso y estuvo muy preocupada de que su relación con él se hiciera pública a raíz del sabotaje al avión de Cubana.

Uno de los documentos desclasificados se refirió a una reunión celebrada en 1977 en República Dominicana entre Posada, Bosch y otros individuos, en la cual discutieron “varios planes terroristas”, entre ellos “colocar bombas en aviones cubanos y en misiones diplomáticas” de la isla.

La agencia norteamericana estuvo al tanto, asimismo, de los envíos de armas a insurgentes guyaneses en 1969, de la participación de Posada en un intento de derrocar al gobierno de Guatemala y de su rol en varios complots para asesinar a Fidel Castro.

En 2005 entró ilegalmente a Estados Unidos y fue encarcelado por esta acción, pero dos años después pagó una fianza y fue puesto en libertad pese a los llamados internacionales que reclamaban su extradición a Venezuela, donde era prófugo de la justicia.

Asimismo, en 2011 la jueza Kathleen Cardone lo libró del delito migratorio por considerarlo “viejo e inválido” y desde entonces radicó en este país amparado por el Gobierno norteamericano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas