Opinión

El Efecto Chino: Un panorama de las zonas francas

En la actualidad, China cuenta con cuatro tipos de Áreas Económicas Especiales: las zonas de desarrollo económico y técnico, las zonas de procesamiento para la exportación, las áreas aduaneras y las zonas de desarrollo industrial de alta tecnología. De las categorías anteriores el concepto más viejo es el de las zonas de desarrollo económico y técnico, el cual data de finales de 1984. Las zonas aduaneras y las zonas de desarrollo industrial de alta tecnología fueron establecidas en 1990 y las más recientes han sido las zonas de procesamiento para la exportación, las cuales no fueron definidas con propiedad hasta el inicio del nuevo milenio. Las anteriores figuras se encuentran caracterizadas con los incentivos y ventajas para los inversionistas.

Lo anterior es importante por cuanto permite entender el por qué China se ha convertido en el primer país en cuanto a la atracción de inversión extranjera del mundo, superando aún a los Estados Unidos, siendo hoy en día el quinto exportador mundial de manufacturas y el principal exportador de prendas de vestir, para el 2002. Esto tiene además que ser analizado, frente al hecho de que China atrajo la suma de US$52.000 millones de dólares en inversión extranjera directa, superando el monto total de los recursos que fluyeron a la totalidad de los países de América Latina y el Caribe juntos.

Frente al panorama anterior, es necesario que República Dominicana evalúe su capacidad competitiva y diseñe un plan de acción para el final del sistema de cuotas, teniendo claro también que China convino en que se aplicarían las siguientes disposiciones al comercio de productos textiles y prendas de vestir hasta el 31 de diciembre de 2008, las cuales serían parte de los términos y condiciones para la adhesión de su país, son éstas a saber:

a) En caso de que un Miembro de la OMC considere que las importaciones de origen chino de productos textiles y de vestido comprendidas en el ATV en la fecha de entrada en vigor del Acuerdo sobre la OMC amenacen, debido a la desorganización del mercado, con obstaculizar el desarrollo ordenado del comercio de esos productos, dicho Miembro podrá solicitar la celebración de consultas con miras a atenuar o evitar dicha desorganización. El Miembro que solicite la celebración de consultas proporcionará a China, en el momento de la solicitud, una declaración detallada de los hechos, razones y justificaciones de su solicitud de celebración de consultas con actuales que, en opinión del Miembro solicitante, demuestren: 1) La existencia o amenaza de desorganización del mercado; y 2) La participación de los productos de origen chino en esa desorganización.

b) Las consultas se celebrarán en el plazo de 30 días contados a partir de la recepción de la solicitud. Se harán todos los esfuerzos posibles para llegar a una solución mutuamente satisfactoria en un plazo de 90 días contados desde la recepción de dicha solicitud, a menos que ese plazo se prorrogue de mutuo acuerdo.

c) China acepta que, tras recibir la solicitud de consultas, mantendrá los envíos de textiles o productos textiles de la categoría o categorías objeto de dichas consultas que haga al Miembro solicitante en un nivel que no será superior en más de un 7,5 por ciento (6 por ciento para las categorías de productos de lana) a la cantidad que haya entrado durante los 12 primeros meses del período de 14 meses más reciente anterior al mes en que se haya hecho la solicitud de consultas.

d) Si no se llega a una solución mutuamente satisfactoria durante el período de consultas de 90 días, las consultas proseguirán y el Miembro que solicitó la celebración de consultas podrá mantener los topes previstos en el apartado (c) para los textiles o los productos textiles de la categoría o categorías objeto de esas consultas.

e) Todo tope cuantitativo establecido de conformidad con el apartado (d) estará en vigor durante el período que comience en la fecha de la solicitud de consultas y termine el 31 de diciembre del año en el que se solicitaron las consultas o, si en el momento en que se solicitaron las consultas quedaran tres o menos meses para que concluya el año, durante el período que finalice, 12 meses después de la solicitud de consultas.

f) Ninguna medida adoptada en el marco de estas disposiciones permanecerá en vigor durante más de un año si no vuelve a presentarse una nueva solicitud, a menos que el Miembro afectado y China acuerden lo contrario.

g) No podrán aplicarse simultáneamente al mismo producto medidas en virtud de estas disposiciones y del protocolo del proyecto.

Lo anterior, permite presupuestar que el ingreso de los textiles y confecciones de la China a otros países miembros de la OMC seguirá teniendo restricciones hasta el año 2008, aún después de la eliminación en el 2005 de las cuotas. El reordenamiento de la oferta y la demanda en el mercado internacional, muestra que el aparato industrial Chino se fortalece, perjudicando a los países de bajo nivel de competitividad, que no pueden competir en cantidad y costo de producción, con el gigante asiático.

En el caso de la República Dominicana, afectado por las regulaciones comerciales, el aparato productivo industrial se ha debilitado en los últimos años, a partir del 2008, lo que infiere una condición necesaria y suficiente para que el sector público y el sector privado unifiquen criterios y acciones que fortalezcan el sector industrial, especialmente el de zonas francas; sobre todo en la actualidad que iniciamos relaciones diplomáticas con China, planteando esto nuevos retos y nuevos desafíos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas