Opinión

En el ámbito escolar deberíamos centrarnos en el pensamiento estratégico, para marcar una nueva tendencia en la gestión, tanto del ámbito administrativo como del ámbito académico. Pensar una escuela productiva y competitiva, capaz de trabajar el desarrollo de talentos particulares en cada uno de los participantes del aula. Una escuela que abra interrogantes sobre ¿Por qué existe la escuela?; ¿Cuál su objeto?; ¿Qué busca a través del tiempo?; ¿Cuáles valores está viviendo y cuáles debería vivir?

Pensando en las ideas de Henry Mintzberg, transformador del pensamiento estratégico en la empresa, y que por el año 1973 en adelante se propuso analizar las labores del manager, contrastando la realidad del trabajo que hacía con la teoría empresarial que para esa época y desde siempre se enseñaba en las academias y se aplicaba en las investigaciones y experimentaciones en la práctica de las organizaciones productivas.

Mintzberg es un icono de la estrategia empresarial, que fue capaz de probar en la acción, que la naturaleza del trabajo de los directivos implica adoptar distintos roles en momentos diferentes, con el objeto de encontrar soluciones puntuales al caos en los procesos productivos, aportando algún grado de orden al desorden que se establece en el clima laboral en las organizaciones humanas en forma natural. Él se propuso demostrar que “lejos de un trabajo ordenado, enfocado y lineal, el trabajo diario de los gerentes eficientes implicaba un manejo de las situaciones caóticas, imprevisibles y desordenadas, donde no resulta sencillo distinguir lo trivial de lo esencial. En realidad, la naturaleza del trabajo del directivo implica adoptar diferentes roles en diferentes situaciones, para aportar cierto grado de orden al caos que reina por naturaleza en las organizaciones humanas”.

En la década de los años ochenta, Henry Mintzbert expuso dos enfoques para definir la escuela estratégica de la administración, el normativo y el descriptivo. El primero recomienda un método para elaborar una estrategia, un método nacido desde la concepción experta y a partir de ahí, los trabajadores lo lleva a la práctica. El segundo se refiere a cómo se crean las estrategias y predispone, que las fases de formulación y ejecución interactúan y se recrean en interacción que retroalimenta la formulación para una ejecución mejorada. En la mística de este método de trabajo, las empresas no crean sus estrategias de forma deliberada sino que van surgiendo de los propios procesos y de las actividades.

Peter Drucker e Igor Ansoff fueron los pioneros de esa disciplina de trabajo. Drucker manifestó el pensamiento estratégico mediante unas simples preguntas, ¿cuál es nuestro negocio?; ¿dónde estamos? Y ¿dónde queremos estar? Se trata de buscar definición sobre lo que hacemos, es decir, hacer un diagnóstico, para entonces definir dónde queremos ir, estar o llegar y desde ese punto, armar escenarios para definir los caminos para poder ir, llegar y estar en un tiempo determinado. Igor Ansoff, desarrollo una serie de estrategias acerca de cómo conquistar nuevos mercados, creando la matriz de Ansoff.

No podemos seguir haciendo lo mismo, si en verdad deseamos tener resultados diferentes a los de hasta ahora en las escuelas dominicanas. Tenemos el deber de reinventarnos en las acciones de gestión administrativa y docente, es un imperativo que demanda la sociedad y surge como un grito desde los adentro de la conciencia de cada uno de los que vivimos pensando en el porvenir de la escuela dominicana.

La inversión en el área educativa desde el MINERD en este año asciende a unos 153 mil millones de pesos dominicanos, lo que le convierte en el presupuesto de mayor proporción cuantitativa del Estado. Pero lamentablemente existe una brecha enorme entre inversión y resultados esperados por la ciudadanía en sentido general. La nación necesita superar los retrasos cualitativos referidos a los aprendizajes. Es inaceptable que el 12% de los niños evaluados en lectura no alcanzara los niveles de satisfacción mínima que resulto de la Evaluación Diagnostica del Ministerio de Educación. El futuro ciudadano tiene un escaso desarrollo en perspectiva y esa realidad va a impactar en forma negativa en el crecimiento económico y social del país en el futuro, debido a que una nación se valora por los niveles de conocimiento de los ciudadano y no habrá conocimientos ni competencias pertinentes sin un estudiante capaz de leer e interpretar lo que lee.

Insisto y no me cansaré de hacerlo, el maestro es la clave en esta crisis. Para cambiar la práctica del profesor en el aula, debemos ajustar la comunicación hacia ellos como sector, debe repensarse la conceptualización de profesor que está generalizada en la sociedad, colocándole de frente a los intereses de la comunidad y la familia. Se necesitan políticas de reconciliación escuela-comunidad y profesor-familia de sus estudiantes, con el objeto de buscar escenarios propicios para los cambios que necesitamos en sistema educativo dominicano.

Revalorar y situar al profesor en un sitial de respeto en la sociedad, debe ser un imperativo del MINERD, para poder lograr que descontinúe la docencia que hasta ahora a estado ejerciendo, en donde la memoria es protagonista, relegando el desarrollo del conocimiento y la aprehensión de las competencias requeridas para cada nivel. Con los profesores no funcionan los reclamos ni los regaños, sobre la mejoría que ha tenido en sus condiciones económicas y académicas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas