Seguridad Vial

Autos más seguros para que nadie muera en la carretera

En el Salón del Vehículo de Ocasión en la Feria de Madrid

La década de los 80 es una de las más trágicas en las carreteras de España, con un máximo histórico en la cifra de muertos.

Conducir era altamente peligroso. Al motorizarse las ciudades con el auge de la clase media a partir de 1960, aumenta la circulación y número de conductores y, como consecuencia, comienzan los primeros siniestros viales mortales.

En 1968, dos millones de conductores transitaban por las vías urbanas e interurbanas de las principales provincias. 2,868 personas perdieron la vida ese año, según la Dirección General de Tráfico (DGT).

Ya en el 2017, con 32 millones de vehículos y 26,4 millones de conductores, los siniestros mortales afectaron a 1.160 personas. La cifra se redujo con 30 millones más que en los 60.

Sin embargo, contrario de lo que se piensa, las causas de estos datos tan positivos para la seguridad van más allá de las restricciones y sanciones impuestas en los últimos 40 años.

Las carreteras son más seguras, las ambulancias llegan antes y salvan vidas gracias a los avances tecnológicos y médicos, aumentando la supervivencia a la tragedia. Pero, además, hay un punto que marca un antes y un después en el número de víctimas de tráfico.

El desarrollo tecnológico de marcas como Renault, Fiat, Volvo, BMW, Seat o Ford, que se empeñaron en conseguir mejorar la seguridad de conductor y pasajeros, con inversiones, que han tenido un objetivo: conseguir que el viaje sea seguro al 100% aunque el coche sea embestido por un camión o dé 5 vueltas.

“Un coche en el que nunca te pasará nada”

La historia del fabricante de vehículos Volvo ha estado marcada por sus adelantos en seguridad. El cinturón a tres cierres es cosa de estos pioneros suecos. Ahora, el sueño de varias generaciones de empresarios se ha cumplido: el XC60, que ha sido premiado como el coche más seguro del mundo.

El nuevo SUV premium de tamaño medio de Volvo es el North American Utility of the Year de 2018 y el segundo vehículo de Volvo Cars que consigue el ansiado galardón tras la victoria del XC90 en 2016.

Ha superado todas las pruebas, arrojando un 98% de seguridad para los conductores y pasajeros. Choques frontales a más de 120km/h, vueltas de 360 grados, violentas colisiones laterales. Volvo lo ha intentado todo para comprobar que el XC60 está preparado para enfrentarse a los malos y salir sin un rasguño.

Su revolucionario mecanismo City Safety trae un sistema para atenuación de colisiones con vehículos en vía contraria, que ayuda a mitigar colisiones frontales; y el sistema de información de puntos ciegos (BLIS) reduce el riesgo de impacto por cambio de carril.

“Nuestra visión de futuro es que en 2020 ninguna persona muera ni resulte herida en carretera. El Volvo que acabamos de lanzar de última generación conseguirá el 100% de protección. Ahora nos faltan sólo dos décimas para lograrlo”, según Malin Ekholm, vicepresidenta del Centro de Seguridad de Volvo.

Esta joya futurista se expone en el Salón del Vehículo de Ocasión en la Feria de Madrid. Su precio ronda los 35.000 euros. Un concesionario acostumbrado a vender vehículos de esta gama, afirma que es uno de los más buscados en Volvo.

Te garantiza tu vida y eso es todo. Además, vaticina “que en unos años se reducirá aún más el número de siniestros en las carreteras hasta que, finalmente, dejen de existir los accidentes mortales”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas