Internacionales

Enviados del Vaticano en difícil misión en Chile

Prestar ayuda técnica jurídica y limar asperezas con los feligreses se presenta como la parte esencial de la misión que desarrollan desde hoy en Chile dos enviados especiales del Vaticano.

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el cura español Jordi Bertomeu, llegaron hoy a Chile en calidad de enviados del papa Francisco para una segunda ronda sobre sus pesquisas en torno a abusos sexuales de la Iglesia.

“Hemos venido a pedir perdón en su nombre (del papa)”, comentaron brevemente a su arribo, pero poco después monseñor Scicluna aclaró más detalles en la lectura de un lacónico comunicado en las inmediaciones de la Nunciatura Apostólica.

Esperamos prestar ayuda técnica jurídica a las curias diocesanas chilenas involucradas en casos perentorios, “para que puedan dar respuestas adecuadas a cada caso de abuso sexual de menores cometidos por clérigos o religiosos”.

Scicluna, miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, considerado una especie de fiscal del Vaticano, ya lideró una misión similar en febrero, igualmente acompañado por Bertomeu.

Nuestra misión pastoral es también buscar ser un sino “de la cercanía del papa con el pueblo y la iglesia en Chile”, agregó.

Los expertos en estos temas de la Santa Sede permanecerán en Santiago hasta el jueves, para luego completar su estancia con cuatro días en la sureña ciudad de Osorno, donde acaba de ser removido el obispo Juan Barros.

El obispo de Malta detalló que entre sus tareas está igualmente el encargo de manifestar la particular cercanía del papa con la diócesis de Osorno, ahora muy dividida.

Barros fue reiteradamente acusado de encubrimiento y complicidad en casos de abusos sexuales, con el defenestrado sacerdote Fernando Karadima, quien fue suspendido de por vida por el Vaticano.

Tanto en Santiago como en Osorno, los dos enviados del Sumo Pontífico se reunirán con víctimas de trasgresiones sexuales y actos deleznables cometidos por ministros de la Iglesia católica.

En su anterior viaje en febrero, Scicluna y Bertomeu elaboraron un informe de más de dos mil páginas entregado al papa Francisco. A partir de ese texto, del cual no trascendieron detalles, el obispo de Roma adoptó diversas medidas.

La jubilación anticipada de Barros era una de las noticias más esperadas en Chile. Pero sorprendió lo mismo en el caso de los obispos Cristián Caro, de Puerto Montt, y Gonzalo Duarte de Valparaíso.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas