Internacionales

Pugna comercial mantiene en tensión a actores económicos mundiales

El conflicto comercial iniciado por Estados Unidos mantiene hoy la incertidumbre sobre el futuro de las transacciones económicas en todo el mundo en especial sobre el empleo y la cotización de las principales materias primas.

La decisión del ejecutivo estadounidense de establecer aranceles del 25 por ciento al acero y de 10 al aluminio introduce escepticismo y agita las expectativas de los más grandes decisores económicos del mundo.

Según divulgó hoy el Centro para la Investigación Económica Europea, la confianza de los inversores alemanes en el futuro de la economía de la Zona Euro toca en junio sus niveles más bajos desde 2016.

El índice ZEW, empleado para medir el sentimiento económico de los inversionistas de capital, se situó en -12,6 puntos durante el mes en curso, el primero negativo en casi dos años en relación a la evaluación del panorama futuro de la Eurozona.

La fuente también señala que decreció el optimismo de los agentes económicos en el presente desarrollo del bloque de la moneda común así como en el estado actual y en el porvenir del progreso del propio mercado alemán.

Además de otros factores, ello es reflejo, reveló el presidente del centro investigativo, Achim Wambach, de la reciente escalada de las disputas comerciales entre Europa y Estados Unidos.

Desde México, empresas del sector del acero, el aluminio y el agrícola detienen proyectos de inversión ante las perturbaciones del comercio mundial, según advirtió recientemente el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José de la Cruz.

Tras la entrada en vigor de las tarifas arancelarias de Washington el pasado primero de junio, México contestó estableciendo sus propios gravámenes a la importación de productos procedentes de su vecino del norte con mercancías tales como lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y diversos quesos.

A juicio del directivo, el conflicto entre México y Estados Unidos generará efectos adversos sobre inversiones de empresas a nivel sectorial o regional.

Si bien el gravamen aplicado a los metales por parte del presidente Donald Trump son los más significativos, el ejecutivo estadounidense estableció otros como es el caso de la aceituna negra española aprobado a finales del año pasado.

En España, el director general de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) alertó hoy que, de extenderse la política proteccionista a otros productos de ese país, ello podría implicar afectaciones a las industrias productoras de vino, aceite o las conservas lo que llena de agitación a esos sectores de la economía.

Para Estados Unidos, sostienen analistas, las medidas arancelarias podrían resultar igualmente perjudiciales.

El director ejecutivo del grupo suizo de ingeniería Asea Brown Boveri ó ABB, Ulrich Spiesshofer, advirtió hoy que miles de puestos de trabajo de esta entidad en Estados Unidos -cerca de 20 mil-pueden estar en riesgo si el presidente Donald Trump no recapacita.

Spiesshofer sostuvo que las plantas productoras de transformadores eléctricos de alta especificación de ABB se afectarían seriamente si Washington incrementa el costo de los tipos de acero que estas deben importan desde Europa y Japón.

Asimismo, afirmó, para ABB, que posee cadenas globales de suministro, “es importante tener acceso a materias primas adecuadas para productos y poder intercambiar componentes entre diferentes continentes”.

Desde marzo pasado, cuando el presidente Donald Trump anunció el establecimiento de los aranceles, países como China, y aquellos pertenecientes a la Unión Europea, manifestaron indignación.

A pesar de que la administración Trump esgrime el argumento de proteger su industria doméstica de intereses dañinos, los países del bloque europeo afirman que se trata de medidas proteccionistas que buscan sacudirse la competencia, según lo declaró recientemente la comisaria de Comercio de ese ente regional, Cecilia Malmström.

Lo mismo el gigante asiático que el bloque europeo, a los que más recientemente se sumaron Canadá y México, presentaron ya recursos legales ante la Organización Mundial del Comercio para intentar dirimir estas cuestiones.

Cada una de estas naciones, asimismo, presentó ya su propia lista de gravámenes a las importaciones procedentes de Estados Unidos. (PL)

últimas Noticias

Noticias Relacionadas