Del Partido

Testimonios y revelaciones sobre el 1J4 y el PLD

El pasado jueves 14 de junio, a propósito de la gesta revolucionaria de igual día y mes de 1959 y el movimiento político homónimo (1J4) se celebró en la Casa Nacional del Partido de la Liberación Dominicana un panel con integrantes sobrevivientes de dicho movimiento en el que se abordaron testimonios autobiográficos, análisis de coyunturas y aspectos relacionados con la organización política.

Héctor Olivo, titular de la Secretaría de Comunicaciones del PLD y conductor del acto, como parte del programa, motivó un minuto de silencio que culminó con fuerte aplauso a la memoria de los expedicionarios dominicanos y extranjeros que protagonizaron la incursión armada del 14 de junio del 1959 contra el régimen dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo Molina. Por igual para los integrantes de la guerrilla encabezada por Manolo Tavárez Justo en 1963 por el restablecimiento del derrocado gobierno del profesor Juan Bosch.

El referido panel tuvo como integrantes al fundador del Movimiento 14 de Junio, doctor Ramón Andrés Blanco Fernández, así como los militantes Ana Silvia Reynoso de Abud y Paíno Abreu Collado; todos fundadores e integrantes del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana. Joaquin Alberto Ramírez de la Corriente Institucionalista, organizadora del panel, moderó la participación de los panelistas y las inquietudes externadas desde el público.

El primer turno fue agotado por Ana Silvia Reynoso, quien inició diciendo que la expedición del 14 de Junio del 1959 y el asesinato de las hermanas Mirabal, el 25 de noviembre del 1960, fueron clarinadas que conmovieron al mundo.

Para la ex militante antritrujillista, la expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo fue una clarinada que incrementó el deseo de muchos jóvenes dominicanos de combatir la dictadura; sosteniendo que es la razón por la que brillantes jóvenes de la época deciden aglutinarse adoptando el nombre de Movimiento 14 de Junio para honrar la fecha de la llegada de la denominada Raza Inmortal.

“Porque esa semilla del 59 caló muy hondo, muy hondo”, enfatiza la maestra y dirigente política al señalar que a partir de entonces se comprendió que el movimiento guerrillero no estuvo sustentado con apoyo social a lo interno de República Dominicana; explicando que se debía al estado de terror que vivía el pueblo, al extremo de perder la vida quien era sorprendido escuchando subrepticiamente a Radio Habana, estando Cuba ya bajo control de los revolucionarios encabezados por Fidel Castro.

Narró que la Universidad de Santo Domingo devino en un centro de conspiración y agitación contra el trujillato. Nos dice que de esa academia surgieron exponentes de la dignidad y del patriotismo que tras una reunión en el Cibao comenzaron a formar un red de adeptos que asumieron por nombre la fecha de la gesta heroica del 1959.

Comenta que eran muy jóvenes, profesionales y exiliados. Cuenta como salvó la vida el guerrillero Mayobanex Vargas, quien con 17 años tras la desbandada de sus compañeros logró llegar a predios familiares en Bonao, y por una tía casada con Petán Trujillo que intercedió por él.

Lamenta que para capturar a los guerrilleros los esbirros de la dictadura recurrieron a campesinos del lugar diciéndoles que los perseguidos eran comunistas y que no creían en Dios. Nos refresca el dato siempre presente para la fecha de que los capturados fueron llevados a la Escuela de Aviación Militar en San Isidro para torturarlos y luego fusilarlos por órdenes de Ranfis Trujillo, quien según versiones presenciales tomó la decisión bajo los efectos de una borrachera.

Sugiriendo el grado de crueldad dictatorial destaca el hecho de que muchos expedicionarios del 59 eran miembros de prominentes familias, incluso algunas vinculadas a los Trujillo, y que su muerte causó gran impacto en esos conglomerados y en el pueblo en general.

Sin reparar en nombre alguno, lamentó que muchos que fueron traidores y delatores contra el Movimiento 14 de Junio al día de hoy sigan presentándose como revolucionarios; los cuales se metían a las células catorcistas “para castrarlas”. En ese orden dijo que el 1J4 se formaliza en enero del 1960 y ya en febrero estaban apresando a los enlaces y dirigentes fundadores.

Insistió en que con la expedición del 14 de junio del 1959 “la gente comenzó a tener menos miedo” de la tiranía trujillista y junto al asesinato de las tres hermanas Patría, Minerva y María Teresa Mirabal junto al chofer Rufino de la Cruz fueron los acontecimientos que colmaron la paciencia del pueblo dominicano, por la preocupación e incertidumbre social de quiénes serían las próximas víctimas de la dictadura.

Ana Silvia Reynoso habló sobre la valentía de la mujer dominicana, cuya figura emblemática es Minerva Mirabal, diciendo al respecto que como integrante del 1J4 participó en la fundación de la Federación de Mujeres Dominicanas que protagonizó jornadas de protestas públicas pidiendo el exilio de los remanentes del trujillismo tras su decapitación.

La dirigente política refiere el interludio tras la muerte del tirano y el retorno al país del profesor Juan Bosch, quien en diciembre de 1962 es electo Presidente de la República, asume el 27 de febrero del 1963 y el 25 de septiembre de ese año recibe un golpe de estado militar.

Testimonia además que sin hacerlo público la línea política de la dirección del Movimiento 14 de Junio próximo a los comicios presidenciales del 1962 fue votar a favor de la candidatura del profesor Juan Bosch por el Partido Revolucionario Dominicano,

“Entonces, Manolo (Tavárez Junto) viudo, solo, desesperado, hastiado, se mete más de lleno en el proceso revolucionario”, dice la maestra Ana Silvia al recordar el memorable discurso donde Tavárez Justo anunciaba su subida como guerrillero a las “escarpadas montañas de Quisqueya” si no había el retorno a la constitucionalidad tras el derrocamiento del gobierno de Juan Bosch.

Estableciendo un hilo de continuidad histórica, afirma que muchos de los integrantes del Movimiento 14 de Junio a partir de diciembre del 1973 asumieron como líder al profesor Juan Bosch, cuando éste renunció a la presidencia del PRD para fundar al Partido de la Liberación Dominicana.

“Ingresamos al PLD porque entendimos que el momento histórico del Movimiento 14 de Junio había pasado”, sostuvo Ana Silvia Reynoso al afirmar que los catorcistas vieron en el nuevo PLD la continuidad de los valores enarbolados por quienes se inmolaron en la historia reciente del país. “Por las ideas de Juan Bosch, la línea de trabajo, la metodología, su nacionalismo y patriotismo al concebir este pueblo como lo hizo Juan Pablo Duarte, libre, soberano e independiente”, recalcó.

Durante el turno de preguntas y respuestas la miembro del Comité Central peledeista habló de la historia más reciente de su organización, refiriendo que en visita realizada en 2001 al recién salido de la Presidencia Leonel Fernández donde abordaron el tema de si el PLD ganaba con o sin la masificación, siendo la posición de ella contraria a la masificación no regulada.

“Las raíces profundas que tenía el PLD en el 1996, aunque por todos los intereses de los demás partidos, podríamos llegar o no llegar al poder, pero íbamos a llegar como éramos sí lo aseguro”, recordó Ana Silvia Reynoso que le manifestó a Fernández.

Sin aludir razones sostuvo que percibió cierta precipitación y ansiedad de llegar al poder en las decisiones tomadas previo a los comicios de mayo del 1996, recordando que seis años antes el partido morado logró una convincente victoria siendo escamoteada la presidencia de la República al profesor Juan Bosch.

Partiendo de los pocos años de fundado el PLD respecto de otros partidos, la dirigente peledeista consideró que su organización había crecido mucho a partir de 1990, no obstante que el interés del profesor Bosch radicaba en la formación de “líderes capaces de dirigir al pueblo”.

Sostuvo que la improvisación con que se hizo la masificación del PLD permitió que logrados los sucesivos triunfos electorales muchas personas sin formación política fueran ubicados en puestos de dirección y del Estado. “De ahí surgieron los grupos, las apetencias y promociones personales, a las cuales me resistí siempre”, acotó la maestra y dirigente política.

Añoró que no se utilice el método de evaluación orgánica a los cuadros militantes previo a ser sometidos por sus respectivos organismos a procesos de selección de puestos de dirección partidarios o a cargos de elección en el Estado.

Propuso un proceso de reflexión en todas las estructuras peledeistas para adaptar a los nuevos tiempos muchos de los métodos de trabajo que hicieron fuertes las raíces del PLD.

Dijo anhelar que se le vuelva a erizar la piel cuando diga el lema “Servir al Partido para Servir al Pueblo”; y que el PLD debe seguir siendo una universidad de buena política y de decencia.

“Las ideas de Juan Bosch están ahí, él que llegó de autodidacta a ser un orientador de América Latina”, dijo Ana Silvia Reynoso poniendo como ejemplo del prestigio internacional de Juan Bosch su selección como juez del famoso Tribunal Russell para juzgar las atrocidades del poder en el mundo como el caso de la invasión de los Estados Unidos en Vietnam.

Sostuvo que connotadas figuras políticas y literarias del mundo admiraban y respetaban a Juan Bosch; tal el caso del Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez que siempre tuvo a Bosch como el maestro del que aprendió las técnicas narrativas.

“En estas paredes aunque sean nuevas (casa nacional PLD) todavía vibran y gravitan las ideas de Juan Bosch. No pueden ser dirigentes del partido quienes no cumplan la formación política requerida; que aspiren a posiciones del Estado si les apetece y están preparados para ello, pero dirigentes del partido no pueden ser”, manifestó al arengar que por amor al pueblo el Partido de la Liberación Dominicana debe someterse de la cabeza a los pies a un proceso de saneamiento utilizando una metodología de detección y sanación.

A recoger mística catorcista y boschista

Ramón Andrés Blanco Fernández fue el siguiente en dar a conocer su participación como fundador del movimiento 14 de Junio y en presentar algunas impresiones sobre el Partido de la Liberación Dominicana del que también es fundador y miembro del Comité Central.

Inició felicitando la organización del panel en la casa nacional del PLD, sugiriendo que a los dirigentes peledeistas corresponde recoger la mística catorcista y boschista “para hacer una nación como lo quisieron los que vinieron el 14 de junio del 1959·.

“Los errores que se cometen en política son muy costosos” dijo Blanco Fernández refiriéndose al comportamiento de los líderes políticos de la época previa al ascenso y perpetuación tiránica en el poder de Rafael Leónidas Trujillo Molina, tras la primera ocupación militar norteamericana en República Dominicana.

“A partir de ese momento Trujillo impuso una tiranía que no permitía que nadie se expresara, con la finalidad de retener el poder y aprovecharse económicamente de las riquezas del país y hacerse millonario.”, agrega. Indica que todos los conglomerados y acciones políticas que inicialmente quisieron sacar al Trujillo del poder fueron aplastados. Agregó que las indiscreciones, delaciones y confesiones obtenidas mediante tortura contribuyeron a desarticular toda iniciativa al comienzo de la llamada Era de Trujillo.

Respecto de lo anterior explicó que tras la abortada expedición de Cayo Confites en 1947, el dictador dominicano se dedicó a entrenar y apertrechar al ejército; lo cual explica la instalación en el país de una fábrica de armas y municiones.

Narró que en 1949 se formó otra expedición que también fracasó. Y la del 1959 donde vinieron 200 expedicionarios fueron apresados en su mayoría y solamente cuatro salvaron la vida.

Indicó que previo a junio del 1959 hacía un año que operaba a nivel nacional un movimiento político clandestino llamado La Trinitaria, el cual sugiere como génesis o precedente del Movimiento 14 de Junio, el cual vinculó a habitantes de Salcedo, San Francisco de Macorís, Santiago, Montecristi, Barahona, Puerto Plata y de la región Este.

Dijo que el 10 de enero del 1960 en Valverde, Mao, fue la reunión fundacional del Movimiento 14 de Junio; congregándose allí quienes asumieron el programa revolucionario que había motivado la expedición armada que llevaba su nombre.

Precisó que el movimiento fue inmediatamente perseguido fruto de la indiscreción de un miembro que confió la información a un pretendido antitrujillista del ingenio Consuelo en San Pedro de Macorís, el cual resultó ser lo contrario y delató al grupo.

Dijo que inmediatamente los servicios de inteligencia de Trujillo se movilizaron en todo el Cibao y fueron desde Moca hasta Montecristi identificando a los complotantes. Dirigentes como Manolo Tavarez, las hermanas Mirabal y demás vinculados fueron encarcelados para esa misma fecha, incluyendo al propio Blanco Fernández que estuvo en el centro de tortura conocido como La 40 junto a Luís Gómez Pérez, Fefé Valera y a Pipe Faxas.

Refiriéndose al activismo en Santiago recordó que allá operaba una pléyade de jóvenes identificados como Los Panfleteros, porque distribuían propaganda; de los cuales 30 fueron apresados y solo cuatro salvaron la vida por pertenecer a familias con incidencia entre militares o en el régimen.

Comentó que el 14 de Junio asumió el programa de la expedición de fecha homónima del 1959, donde se preveían aspectos democráticos como elecciones cada cuatro años, y en lo revolucionario la reforma agraria.

Aseguró que parte del ejército no estuvo de acuerdo con los desmanes en las postrimerías del régimen trujillista, argumentando que siendo comandante en La Vega el general Juan Tomás Díaz se negó a ultimar a varios prisioneros revolucionarios por lo que fue relevado del cargo; siendo él posteriormente parte de los complotados participantes en la emboscada de la carretera 30 de mayo del 1961 que descabezó la dictadura.

Dio el testimonio de que estando él encarcelado en la Penitenciaría de La Victoria recluyeron allí a las hermanas Mirabal, y que éstas demostrando gran valentía entonaron a viva voz el himno nacional y que lo propio hacían cuando iban a dar apoyo moral a los compañeros enjuiciados por la tiranía.

“Las pusieron en libertad. Y cuando nos llevaron a hacer los recursos de apelación porque nos condenaron a treinta años y 600 mil pesos cada uno, ellas estaban ahí, cantando el himno nacional”, precisa Ramón Andrés Blanco Fernández.

Manifestó que los que se inmolaron en la gesta guerrillera del 14 de Junio y los asesinados integrantes del movimiento político homónimo lo hicieron para salir de la innominia trujillista y para que la República Dominicana tuviera gobiernos que amaran y sirvieran al pueblo con honradez.

Dijo conservar la esperanza que prevalecerán los valores catorcistas que subyacen en el PLD junto a su manifiesto fundacional de completar la obra de Juan Pablo Duarte y los Trinitarios, de quien narró la anécdota de transparencia al reportar el sobrante del dinero que recibió como comandante militar para los afanes independentistas de la República.

“Tenemos que luchar y que la juventud se integre”, concluyó el fundador sobreviviente del Movimiento Político 14 de Junio que enfrentó la tiranía trujillista, a los militares golpistas de 1963 y a las tropas invasoras norteamericanas de abril de 1965.

Marcado por los anhelos libertarios

Paino Abreu, el tercero de los expositores, reveló que siendo un adolescente se sumó al movimiento en su natal Jánico, Provincia Santiago, porque tuvo la oportunidad de conocer sus directrices y filosofía en razón de la amistad que su padre tenía con Mano Tavarez Justo.

Dijo que conserva vivo aquel momento en que Tavarez Justo mostró a su madre, en una visita a su casa en Jánico, las huellas de las torturas a que fue sometido en la Cárcel La 40. “Vi sus dedos sin uñas y su cuerpo lleno de huellas de quemaduras porque apagaban en su cuerpo cigarrillos”, dijo.

El también ex militante catorcista y fundador actual miembro del Comité Central del partido de la Liberación Dominicana, Paíno Abreu Collado, sostiene la tesis de que la masificación de esa entidad política no es el factor fundamental de sus triunfos electorales. Argumenta que el triunfo usurpado en 1990 es la mejor demostración, y tomando en cuenta el extraordinario crecimiento en las votaciones de los comicios precedentes desde su primera cota de 18 mil sufragios a favor en 1978.

Recurriendo al pensamiento y escritos del líder fundador, Juan Bosch, dijo que desde los años fundacionales se trabajó por formar una calidad que terminaá atrayendo la cantidad de simpatizantes que posibilitaran el triunfo en las urnas.

“Juan Bosch siempre dijo que la calidad nos iba a dar la cantidad; y que no son las masas las que dirigen a los partidos sino los dirigentes”, recordó Paíno Abréu al criticar que masificación se hizo sin adecuar los métodos y sin control, además de la no aplicación del mandato congresional y estatutario de clasificar a los matriculados en militantes y miembros simpatizantes, para que los puestos de dirección recayeran en personas formadas políticamente, sin afectar a los miembros que legítimamente pudieran aspirar a puestos electivos en el Estado Dominicano.

“Si usted no quiere estudiar y prepararse usted no puede ser dirigente, aunque tenga otros derechos de ser elegido en posiciones del Estado”, adujo el dirigente peledeista.

Respecto del Movimiento 1J4 dijo que la experiencia cercana de Cuba con la revolución fidelista incentivaba a líderes como Manolo Tavárez, su esposa Mirerva y cuñadas Patria y María Teresa, quienes junto a esposos y compañeros de estudios veían posibilidad de una decapitación de la tiranía trujillista, dado que los rebeldes cubanos siendo un puñado a penas lo lograron con Fulgencio Batista.

Con el panel sobre la gesta heroica del 14 de junio del 1959 la Corriente Institucionalista del PLD dejó abierto un foro que se reunirá mensualmente en la casa nacional de esa organización; siendo el próximo tema “Juventud, Familia y Mujer”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas