Seguridad Vial

La Asociación de Aseguradoras Británicas ha llamado a los fabricantes de automóviles y legisladores para que clarifiquen la tecnología de los vehículos autónomos, ante el incremento de incidentes por el exceso de confianza de los conductores.

Los riesgos han sido analizados y recogidos en un informe que define y evalúa el manejo asistido y automatizado.

En primer lugar, se alude a los nombres ‘engañosos’ de esta tecnología, como Autopilot o Propilot, que ocasionan confusión, pues sólo permiten su utilización en ciertas condiciones, como por ejemplo las autopistas.

Empezamos a ver ejemplos de las situaciones peligrosas cuando se espera que el automóvil funcione por sí mismo, señala Mathew Avery, Jefe de Investigación en Thatcham Research.

La tecnología se apropia cada vez más del manejo, pero el conductor puede no estar lo suficientemente consciente de que todavía se requiere que retome el control en circunstancias problemáticas.

Los vehículos totalmente automatizados, que no requieren la intervención del conductor, no estarán disponibles en los próximos años. Por lo tanto, hasta que llegue ese momento los conductores siguen siendo los responsables por el uso de sus automóviles.

Ante tal situación, se sugiere una serie de criterios a tener en cuenta, comenzando con la referencia a una completa automatización que no es cierta. Las marcas deben ser más precisas al aspecto y aportar más claridad para que los conductores comprendan la tecnología y sepan utilizarla.

James Dalton, Director de Política General de Seguros de la ABI, señala que «Las aseguradoras son los principales impulsores de los esfuerzos para conseguir vehículos autónomos y asistidos en las carreteras del Reino Unido.

Dada la parte del error humano que se produce en la gran mayoría de los accidentes, estas tecnologías tienen el potencial de mejorar drásticamente la seguridad vial.

Sin embargo, estamos muy lejos de vehículos completamente autónomos que podrán realizar todas las partes de un viaje y, mientras tanto, sigue siendo crucial que todos los conductores estén alertas y listos para recuperar el control total en cualquier momento.

Los fabricantes deben ser responsables en la forma en que nombran y describen lo que pueden hacer sus vehículos, y la industria de seguros está lista para exigirles cuentas».

También ha confirmado la realización de pruebas en 6 coches con dispositivos de conducción autónoma para comprobar el conocimiento de los consumidores.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas