Portada Principal

102 años de la Batalla de la Barranquita

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) rinde tributo a los héroes y mártires de la batalla de la Barranquita escenificada el 3 de julio de 1916, en la que hombres armados de Mao, hoy provincia Valverde, enfrentaron las tropas interventoras norteamericanas.

La Barranquita simboliza la resistencia del pueblo y el ejército dominicanos a la violación de nuestra soberanía como por parte de un ejército extranjero.

“El día lunes 3 de julio, un grupo de patriotas comandados por el Gral. Carlos Daniel y el Capitán Máximo Cabral, hicieron resistencia heroica al ejército norteamericano que avanzaba desde Montecristi hacia Santiago”, apunta el PLD en una nota de recordación de la gesta y de homenaje a sus héroes.

80 dominicanos enfrentaron a más de 800 marines norteamericanos. Desde la altura de la barranquita se obstaculizó el avance de los invasores hacia Santiago, sin dejar de rendir su cuota de sacrificio.

En esa desigual batalla unos 26 hombres murieron entre ellos el Capitán Máximo Cabral, su pariente Agustín Cabral, Francisco Peña (Pancho), quien había sido sobreviviente de las gestas restauradoras del 1863, Isaías Gutiérrez, Braulio Cabral, Belarminio y Luis Rodríguez (hermanos), y entre los sobrevivientes estaban: Carlos Daniel, Juan Infante, Enerio Disla, Máximo Muñoz, Luis Disla, Antonio Lozano, Alfredo Chávez Báez, (hijo de Pedrito Chávez), Luis Rodríguez, Magdaleno Zapata, Pío Villalona, Francisco Gutiérrez (Panchito) y Demetrio Frías, quien volvió al lugar de los hechos, y entre escombros y cadáveres, rescató la bandera nacional.

La Barranquita encarna sentimientos de patriotismo y de defensa a la soberanía. Un ejemplo de la valentía del pueblo dominicano, que desafió la invasión de tropas norteamericanas en la invasión del año 1916.

“Ellos fueron sacrificados pero jamás vencidos, pues su martirologio fue la tea que encendió la llama de la desocupación” dijo de los héroes la maestra santiaguera, Señorita Ercilia Pepín, una ferviente opositora la intervención norteamericana, sumándose a la lucha contra la ingerencia de tropas extranjeras.

En honor al capitán Máximo Cabral, muchos de los locales de comités intermedios peledeístas, llevan su nombre.

Noticias Relacionadas