Internacionales

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, pidió a un juez federal ampliar los plazos establecidos por la corte para reunir a casi tres mil niños inmigrantes indocumentados separados de sus padres.

Abogados del Departamento de Justicia argumentaron que será difícil cumplir con la próxima fecha límite del 10 de julio ordenada por el magistrado Dana Sabraw para reunir a niños menores de cinco años con sus progenitores, y la del 26 de julio en el caso de los mayores de esa edad.

Según los letrados, los límites establecidos por el juez no tienen en cuenta el tiempo necesario para verificar y examinar a cada padre.

El Gobierno no desea retrasar innecesariamente la reunificación, pero tiene un gran interés en garantizar que cualquier liberación de un niño bajo su custodia ocurra de una manera que garantice la seguridad del menor, manifestaron.

Fue la polémica política de tolerancia cero que se aplica desde mayo, la cual comprende el procesamiento criminal de los adultos que crucen ilegalmente la frontera, la que llevó a que los miles de infantes fueran sacados del lado de sus padres y puestos bajo cuidado del Departamento de Salud (HHS).

El titular de esa agencia federal, Alex Azar, anunció ayer que el organismo está usando pruebas de ADN para confirmar las relaciones entre padres e hijos con vistas a la reunificación.

Según dijo en una conferencia de prensa, el Departamento de Salud conoce la identidad y la localización de cada menor bajo su responsabilidad y actúa para proceder al reencuentro de la manera más ágil posible, cuando diversas voces críticas sostienen que el Gobierno carece de un plan efectivo para proceder.

Aunque evitó ofrecer datos concretos, el titular manifestó que el número de niños custodiados por las autoridades migratorias es de menos de tres mil -entre ellos 100 de cero a cinco años-, una cifra superior a las de dos mil 300 y dos mil 500 que en otros momentos manejó la administración.

El Departamento de Justicia señaló este viernes que las pruebas de ADN no concluyentes pueden retrasar la reunificación, al igual que el trabajo necesario para asegurar que los infantes vayan a padres en condiciones de cuidarlos.

A decir de los abogados, si el tribunal concluye que el HHS debe truncar el proceso de verificación para cumplir con los plazos establecidos, entonces la corte debe ordenarlo de manera que proporcione claridad completa al respecto.

El Gobierno también señaló que era demasiado difícil encontrar padres que ya habían sido deportados a sus países de origen, y le pidieron al magistrado que extienda el cronograma para localizar a esos adultos o excluirlos de la población que debe reunificarse.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas