Hablan los hechos

Retos y oportunidades para el PLD

En su calidad de Presidente del Partido de la Liberación Dominicana, y a pesar de tratarse de un acto organizado por dirigentes que impulsan sus aspiraciones, Leonel Fernández hizo una descripción del valor y trascendencia del militante y dirigente del PLD y lo que eso ha representado para que el Partido, fundado por Juan Bosch, se convirtiera en la principal fuerza política del país.

Para valorar lo que ha significado la militancia el ex mandatario recordó las batallas libradas en el plano electoral y la eficiente obra de los gobiernos peledeísta.

Sin duda alguna al margen de las simpatías, las afirmaciones de Leonel Fernández contradicen los pronósticos nebulosos de un sector inquisidor mediático contra el PLD.

Abundan los comentarios de que el país está cansado del modelo peledeísta y que para el 2020, con 16 años corrido de gobierno de una coalición, el elector buscaría otra opción.

Agregan a esa hipótesis la situación de “crisis interna” que es como llaman a las diferencias de criterios a lo interno de la más exitosa organización política de la historia reciente.

En esa tesitura inventan ahora una “coalición democrática” con el objetivo de desplazar del poder al PLD, que usando sus propios argumentos, podemos decir que es más de lo mismo, recurriendo a los manidos argumentos de “guerra total a la corrupción y la impunidad”, “rescate de la independencia de los poderes del Estado” y “para enfrentar los graves problemas nacionales.

A esas lúgubres afirmaciones le respondió Leonel Fernández al resaltar la tenacidad y resistencia de la militancia del PLD para vencer adversidades que le ha llevado a convertirse en la organización más exitosa de la historia electoral dominicana y a ser, indiscutiblemente, la principal fuerza política del país.

Para emitir esa opinión el ex presidente recordó la hazaña que representó el primer triunfo electoral del PLD en los comicios de 1996, en las que no se le veía posibilidades de triunfo a la fórmula electoral que presentaron en las votaciones de ese año.

“Fue un esfuerzo gigantesco, pero lo logramos, porque partimos en esa campaña de tan solo un trece por ciento de intención del voto. No se creía que el Partido de la Liberación Dominicana podría ganar los comicios” dijo

Explicó que ahora luego de gestiones de gobierno exitosas y un amplio nivel de simpatía en la población, el PLD exhibe con orgullo su condición de principal fuerza política, preparado para la conquista de un nuevo triunfo en las elecciones del año 2020.

Enfrentando el pesimismo

Estas argumentaciones sirven para enfrentar el ambiente pesimista y derrotista con el que se quiere arropar al PLD desde la oposición política y sus aliados mediáticos con una profusión de anuncios y pronósticos de debacle en nuestras filas.

A la par con el razonamiento del presidente peledeísta se suma para fulminar los fatídicos vaticinios, el alto posicionamiento que dan al PLD las encuestas de recién publicaciones en la que el partido morado está por encima de todos los aspirantes internos y de los demás partidos políticos.

La identificación de la población con la obra de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, constituye la base para la permanencia en el poder de esa organización política.

La explicación a la “excesiva concentración del poder” que sostienen los opositores que ahora cambiaron del “traje verde” a la “seda concertadora” estriba en que en la competencia electoral el PLD ha ganado en buena lid y en democracia; porque la población lo ha ponderado y se ha expresado en elecciones libres, ganadas con más del 50 por ciento de los votos.

El PLD exhibe una obra de desarrollo, de progreso, de bienestar, de combatir males ancestrales, que se aprecia en la población, la que rechaza una oposición dispersa y egoísta, que antepone sus intereses a los del país.

Los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana han transformado la nación, haciéndola totalmente diferente a lo que se vivía unos años atrás, presentando una oferta modernizadora en constante evolución.

Afrontar los retos

En este esquema es un reto fundamental del liderazgo y de las candidaturas a escoger en las filas moradas convencer a las nuevas generaciones que las facilidades que disfrutan ahora es una obra de las gestiones peledeístas.

Un nuevo votante en el año 2020 no enfrentó las dificultades para la obtención de un documento público, puede creer, porque convive con ello, que el Metro o el Teleférico existían desde antes.

Ese elector de ahora no hizo fila para comprar combustible y no se enfrentó a la galopante inflación que convirtieron las tiendas y supermercados en Casa del Terror.

No se han dado cuenta de los cambios vividos en el país en los últimos años, por lo que un reto fundamental para la campaña es explicar esos cambios, porque la transformación no se generó de la noche a la mañana.

Quienes apuestan a que las candidaturas que presentará el PLD en las venideras elecciones pierdan el respaldo popular deben entender que los triunfos alcanzados son en buena lid, en competencia libres y transparente., triunfos logrados porque el pueblo valora el trabajo hecho en las gestiones peledeístas.

Es cierto que tenemos problemas esenciales por resolver, que nadie lo niega, pero con una mirada retrospectiva se confirma la notable disminución de los niveles de pobreza, incluyendo la extrema, como han mejorado los servicios y cuanto se ha progresado.

En la medida que de pobre se asciende a clase media, se crean nuevas necesidades que se deben ir satisfaciendo, es también uno de los retos de la presente gestión de gobierno y de la próxima, que proyecta ser nuevamente dirigida por el PLD.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas