Economía

Agencia de ONU recomienda fortalecer empresas de países pobres

Los países más pobres del mundo deberían poner en práctica políticas que ayuden a las empresas a prosperar, crear puestos de trabajo, innovar y transformar la economía, recomendó hoy la Unctad.

En su informe anual sobre los Países Menos Adelantados (PMA), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) consideró que resulta clave el emprendimiento empresarial para la transformación económica estructural en esas naciones.

Según los criterios de la agencia, 47 estados conforman actualmente el grupo de los PMA, la mayoría pertenecientes a África Subsahariana, aunque también figuran territorios asiáticos y varios estados insulares.

El secretario general de la Unctad, Mukhisa Kituyi, señaló que el estudio “hace una contribución inestimable a los esfuerzos para generar valor añadido en la implementación por los países menos adelantados de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

De acuerdo con el diagnóstico, características estructurales de las economías de los PMA tienden a debilitar el emprendimiento y el crecimiento de las empresas, entre ellos los recursos financieros limitados, insuficiente infraestructura, falta de instituciones, pobreza y los frenos al empoderamiento de la mujer.

Otros factores en contra son los elevados costos registrales, así como los altos riesgos políticos, económicos y ambientales.
Como consecuencia, advirtió la Unctad, la mayoría de las empresas de estos países son micro y pequeños negocios: el 58 por ciento de los inscritos formalmente tienen como máximo 20 empleados.

Los gobiernos de los PMA, aconseja el documento, “deberían centrarse en estimular a los empresarios y las empresas establecidas que aprovechan las oportunidades con el fin de crear productos y servicios innovadores, mayor empleo y empresas dinámicas que crezcan gracias a una dinámica transformadora y que generen un efecto de propagación en toda la economía”.

Fomentar el tipo de empresas que resultan decisivas para una radical transformación económica, “implica superar los métodos habituales de crear y habilitar un entorno propicio para los negocios, corregir los fallos del mercado y brindar apoyo a las pequeñas empresas”.

Las políticas para respaldar el emprendimiento también deben alentar los vínculos entre empresas de distintos tamaños, grados de madurez y sectores, observó el organismo de Naciones Unidas.

Al mismo tiempo, subrayó, es preciso prestar mayor atención al desarrollo de las cadenas de suministro nacionales, pues la vinculación de los PMA con las cadenas de valor mundiales no ha supuesto un impulso importante para el desarrollo de las empresas locales.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas