Cultura

Unesco declara al reggae Patrimonio Cultural Inmaterial

El Reggae, género musical jamaicano, defendido por artistas como Bob Marley, tiene hoy un lugar codiciado en la lista de tesoros culturales del mundo, conformada por las Naciones Unidas, cuando la Unesco lo declara Patrimonio Cultural Inmaterial.

“Este es un día histórico. Estamos muy, muy felices. Dondequiera que vayas y digas que eres de Jamaica, responden Bob Marley”, comentó entusiasmada la ministra de Cultura de Jamaica, Olivia Grange, hablando por teléfono desde Mauricio, donde se anunciaron las listas.

Con suma felicidad resaltó la importancia de la cultura y la música jamaicana, cuyo tema y mensaje es de amor, unión y paz.

En el comunicado oficial de la Unesco, se señala que, si bien el reggae comenzó como “la voz de los marginados”, ahora es “reproducido y abrazado por una amplia muestra de la sociedad, incluidos varios géneros, grupos étnicos y religiosos”.

Asimismo destaca que hoy sus letras son parte del discurso internacional en temas como la injusticia, la resistencia, el amor y la humanidad.

De igual forma se resalta en el documento, que la dinámica del elemento es a la vez cerebral, sociopolítica, sensual y espiritual”.

El reggae se une a una lista de tradiciones culturales que incluye un ritual mongol que persigue al camello y los títeres checos, entre otras más de 300 prácticas tradicionales.

Jamaica solicitó la inclusión de este género musical a tal listado este año en una reunión de la agencia de la ONU en la isla de Mauricio, donde se consideraban un total de 40 propuestas.

El reggae surgió a finales de la década de los sesenta de los estilos ska y rocksteady de Jamaica, con influencias del jazz y el blues estadounidense, y rápidamente se hizo popular en los Estados Unidos y en Gran Bretaña, donde residían muchos inmigrantes jamaicanos desde los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

La sonoridad del género, con sus pesadas líneas de bajo y batería, influyó a innumerables artistas e inspiró al reggaeton, el dub y el dancehall, entre otras manifestaciones.

Según declaró el director del importante Festival Bagnols Reggae en el sur de Francia, Jerome Lavasseur, este premio ayudará a “normalizar el reggae”, siempre un poco marginado en el escenario mundial debido a su “olor a marihuana y revuelta libertaria”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas