Políticas

En el 70º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos ha servido a millones de mujeres y hombres como fuente de inspiración durante más de siete décadas “para exigir sus derechos y para luchar contra las fuerzas de la opresión, la explotación, la discriminación y la injusticia”, ha resaltado el Secretario General de la ONU durante la conmemoración del 70º aniversario del documento y la celebración del Día de los Derechos Humanos.

António Guterres destacó que la Declaración, el texto más traducido del mundo, ha originado un abundante número de tratados internacionales de derechos humanos jurídicamente vinculantes y que sus 30 artículos forman un compendio de medidas prácticas “para fomentar la paz y el desarrollo sostenible”.

“Los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos consagrados en este documento fundacional nos pertenecen a todos, independientemente de la raza, el color, el género, el idioma, la fe o la opinión”, dijo.

Guterres indicó la conveniencia de la celebración en el marco del encuentro en Marrakech ya que el Pacto representa un paso importante “para conseguir la seguridad y dignidad de millones de personas”.

“En él se expone en términos prácticos cómo los Estados miembros y otras partes interesadas pueden respetar, proteger y hacer efectivos los derechos humanos de todos los migrantes, de conformidad con la Declaración Universal”, resaltó.

El Secretario General recordó que las personas que redactaron hace 70 años los 30 artículos sentaron las “bases de la libertad, la justicia y la paz en el mundo”, tras el Holocausto y “la carnicería” que supuso la Segunda Guerra Mundial.

Asimismo, mostró su preocupación ante el actual retroceso de las garantías fundamentales; la presión que soportan sus defensores; la desigualdad de género; la ola de xenofobia, racismo e intolerancia y el crecimiento del autoritarismo.

Guterres manifestó que la solución a los problemas que padece la sociedad “reside en mantener nuestro compromiso común de defender los derechos humanos y la dignidad e igualdad inherentes a cada ser humano”.

“Los derechos humanos son la piedra angular de la soberanía de los Estados, son un instrumento para ayudar a los Estados y a las sociedades a crecer y a resistir. Ayudan a empoderar a las mujeres y las niñas. Ayudan a avanzar en el desarrollo. Ayudan a prevenir los conflictos y a garantizar un mundo justo, equitativo y próspero.

Sin embargo, el titular de la ONU recordó que queda mucho trabajo por hacer para lograr que los derechos humanos “sean una realidad para todos”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas