Políticas

México procura fortalecer unidad latinoamericana

El gobierno de México concede especial prioridad al fortalecimiento de la unidad de toda América Latina, aseveró en Cuba la investigadora Beatríz Gutiérrez Mueller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Gutiérrez Mueller, autodefinida “maderista (ideario de Francisco I. Madero) y partidaria de la Revolución Mexicana”, se pronunció así en exclusiva con Prensa Latina tras disertar en un ciclo de conferencias titulado “Tres momentos de la historia entre México y Cuba”.

A la pregunta de qué puede aportar a la gestión gubernamental de su marido, subrayó que seguir ahondando, como soñaron los grandes líderes políticos e intelectuales del siglo XIX, en fortalecer la unión de Latinoamérica frente a los intereses (de dividirnos), que son muchos”.

“Esa es una prioridad hoy, porque además, vamos a celebrar (en México) en 2021 los 200 años de vida independiente y para nosotros es muy importante que recordemos eso, de cómo nos trataron de desunir y cómo seguimos unidos”, remarcó la académica.

Puntualizó que, “pese a todas las fronteras que se han generado y a todo tipo de intento de desvincularnos, desunirnos, desatarnos, nosotros a través del idioma, del arte, de relaciones políticas, literarias y artísticas, debemos seguir uniéndonos”.

Son vínculos que nunca se rompen por más que quieran, acotó tras presentar una ponencia sobre el crítico literario cubano Arturo Ramón de Carricarte y México durante el ciclo de conferencias que sesionó en la Casa Benito Juárez, en La Habana Vieja.

Su intervención abarcó el resultado de pesquisas con las que se adentró en episodios pocos conocidos de la historia de esta isla y los nexos culturales, históricos, diplomáticos y políticos con su país.

Como estudiosa del período maderista en la Revolución Mexicana, Gutiérrez Mueller dijo haber descubierto que en el grupo de intelectuales que acompañó a Madero “había muchísimos extranjeros que hacían periodismo, literatura, incluso algunos fueron combatientes antes, durante y después, contra Valeriano Huerta.

Indicó que se centró en ellos, “y en eso voy encontrando a estadounidenses, españoles, centroamericanos y van saliendo algunos nombres, y ahí el de Carricarte”, un poco por carambola, admitió.

Tal estudio abrió la puerta a otros intelectuales cubanos, entre ellos Manuel Márquez Esterling, que era embajador de Cuba en México y tuvo un “papel estelar” porque el pasó los últimos días de vida de Madero encerrado en el Palacio Nacional.

A Márquez Esterling, una figura que -dijo- queremos mucho en México, le tocó el momento en que la policía de Huerta se llevó a Madero matarlo junto con el vicepresidente Pino Suárez.

“Es un testimonio de lo que vivieron amigos íntimos en la sucesión de días que termina con el aprisionamiento, deposición y asesinato de Madero”, añadió.

Junto a la esposa de López Obrador participaron en el foro las también doctoras en ciencias sociales Gabriela Pulido Llano y Laura Beatríz Moreno Rodríguez, quienes resaltaron la personalidad de Julio Antonio Mella entre los grandes luchadores cubanos en México.

Asimismo, el doctor José Francisco Mejía Flores analizó Las relaciones cubano-mexicanas ante España y el exilio (1936-1939).

últimas Noticias
Noticias Relacionadas