Cultura

Oscar 2019, la repartición de los panes y los peces

La versión 91 de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ha concluido con un balance mixto, muy alejado de los triunfalismos de algunas candidaturas y dejando pocos enojos, solo los necesarios.

El tema de las minorías sigue acaparando galardones, si contamos los obtenidos por “Infiltrado en el KkKlan”, “Roma”, “Green Book”, “Black Panther” o “If Beale Street Could Talk”. Este año por lo menos, se ha alcanzado un cierto equilibrio aunque esto no signifique complacer a todos.

La gran ganadora lo es “Bohemian Rhapsody” con sus 4 estatuillas, con 3 le siguen “Black Panther”, “Roma” y “Green Book”, para un resultado bastante diplomático. «Bohemian» puede celebrar pero tampoco se puede decir que arrasó.

Una ceremonia sin sorpresas no sería justa y cuando todos daban por seguro el premio a la veterana Glenn Close, los votantes se decantaron por la actriz de «La Favorita» Olivia Colman. La Close lo tomó deportivamente al contrario de la forma como Spike Lee asumió el triunfo de Green Book, pues fue evidente la contrariedad del realizador.

El Oscar es un complicado juego de pesos y contrapesos, en donde priman los poderosos estudios y ahora se adicionan las plataformas como Netflix, por lo que si miramos los resultados, vemos que el pastel se ha repartido en algunos casos de manera menos injusta.

Libros verdes y biografias

Si analizamos el evento en frío, las grandes derrotadas son «La Favorita» de Yorgos Lanthimos y «Roma» de Alfonso Cuarón. Ambas partían con 10 nominaciones, al final «Roma» sólo consiguió 3, incluyendo el hito de Mejor Película de Habla No Inglesa para México y Mejor Director para Cuarón. A «La Favorita», valga la redundancia, no le favoreció la fortuna, consiguiendo sólo un Oscar, para un batacazo de marca mayor.

En una nota al margen, nos ha extrañado bastante ver que se dice en las reseñas de que el galardón a Mejor Director de Fotografía que sólo aparece el nombre de Cuarón, ignorando el trabajo de Galo Olivares como aparecía en los créditos y la ficha técnica durante todo el tiempo, o por lo menos al inicio. Puede ser un error, pero en caso de ser cierto, es un caso lamentable de exclusión del trabajo de un profesional, lo cual es imperdonable.

En la comparación entre las actuaciones de Viggo Mortensen, Rami Malek y Christian Bale, el protagonista de «Bohemian Rhapsody» perdería por goleada, pero la Academia, además de tener en cuenta los números de las taquillas, mira de reojo a los estudios y busca siempre la manera de complacerlos.

La historia de los Premios se ha escrito con letra pequeña, esos avances pueden parecer imperceptibles como son los casos de Ruth Carter que ha ganado por el vestuario de “Black Panther”, siendo la primera negra en hacerlo, al igual que Hannah Beachler como la primera en ganar como mejor diseño también por “Black Panther”. Otra ganadora importante lo fue Domee Shi, ganadora como directora del Mejor Corto Animado “Bao”, la primera mujer en dirigir sola en Pixar.

Existe una suerte de justicia poética con el triunfo de “Green Book”, porque si se puede cuestionar su trasfondo social, podríamos hacer lo mismo con “Roma” y quizás debemos preguntarnos porque la gran ganadora de la noche no fue “La Favorita” de Yorgos Lanthimos.

Y el oscar no va a…

Las inclusiones y exclusiones pueden darnos una pista de las realidades alternativas que manejan los señores de la Academia con cuestionables decisiones como la de candidatear a “Black Panther”, “Ha Nacido Una Estrella”, o “Bohemian Rhapsody”, como mejor película y dejar fuera a obras tan importantes y significativas como “Shoplifters” de Hirokazu Koreeda o a “Can You Ever Forgive Me” de Marielle Heller en las principales categorías.

El Oscar tanto puede premiar a un documental sobre la menstruación, nominar menos mujeres y darles premios en más categorías, premiar y nominar más negros, pero pueden darle el mayor reconocimiento a una película donde un hombre blanco le enseña a un negro a ser un mejor negro, y encima, darle 4 estatuillas a un filme que dirigió un acusado de pederastia. No sé si la mayoría lo entiende, pero está bastante claro que los intereses mandan.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas