Internacionales

El representante permanente de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, denunció hoy las agresiones que se cometen contra la sede diplomática de Caracas en Washington y contra los pacifistas estadounidenses que la defienden.

Si bien tratamos de contactar con autoridades norteamericanas para detener esas violaciones al derecho internacional y la Carta de la ONU, informó Moncada, ellos alegan que no reconocen al Gobierno legítimo de Nicolás Maduro, pero sí piden protección para sus sedes en mi país: es totalmente contradictorio.

El pasado 13 de mayo las autoridades de Estados Unidos trataron de violentar a un grupo de pacifistas que intentan proteger la sede diplomática de Caracas en Washington, detalló el embajador.

Incidentes similares ya ocurrieron en el consulado de Venezuela en Nueva York contra los diplomáticos que radicaban allí, recordó.

Tales acciones violentas contra el lugar donde estaba la embajada venezolana en Washington representan una amenaza para todas las sedes diplomáticas pues sienta un precedente muy peligroso, consideró Moncada.

Lo que ocurre allí es una violación a convenciones internacionales y a la Carta de la ONU.

Además, el Gobierno de Estados Unidos no puede designar quién es la autoridad legítima en Venezuela, como tratan de hacer ahora, subrayó.

Aún en caso de guerra, las instalaciones diplomáticas deben ser protegidas, pero lo que está tratado la actual administración norteña es -precisamente- generar una guerra, denunció.

Los pacifistas que se encuentran en la sede diplomática en la capital norteamericana están ahí con autorización de las autoridades de Caracas, precisó el diplomático.

Esto que ocurre en la embajada es un caso micro de lo que sucede en Venezuela, tratan de humillarnos, de bloquearnos, de someternos por la violencia, subrayó.

Según lo establecido en la legislación internacional, expuso el embajador, cuando se suspenden las relaciones entre dos estados cada uno puede nombrar un poder custodio o protector para sus instalaciones.

Estados Unidos quiere que sea Suiza, pero para que esto tenga efecto debe haber reciprocidad, puntualizó, y Washington no acepta ni reconoce la propuesta de poder protector hecha por Caracas.

Por su parte, el representante de la organización estadounidense Code Pink, Tighe Barry, describió los abusos cometidos contra los pacifistas reunidos en la sede diplomática de Caracas en Washington con el fin de proteger esa edificación.

La Carta de la ONU es violada cada día cuando el Gobierno norteamericano trata de determinar a quien corresponde ocupar o no una sede diplomática, señaló.

De tal forma, viola las leyes internacionales y permite que se agreda y se nos ataque por el simple hecho de velar por la protección de una sede diplomática, resaltó.

Han roto las ventanas, han atacado a los que estamos allí, cortaron el servicio de electricidad y de agua, no permiten la entrada de alimentos ni de medicinas, denunció Barry.

Incluso, han cometido atropellos contra mujeres y personas de avanzada edad, y se realizaron varias detenciones arbitrarias, añadió.

«Venezuela tiene el derecho de que se protejan sus sedes diplomáticas, no podemos permitir que Estados Unidos continúe con sus violaciones.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas