Internacionales

La situación de sequía generalizada en el Caribe por la falta de lluvias lleva a sus gobiernos a racionar el agua y realizar inversiones millonarias para afrontar el contexto, publica hoy el diario The Jamaica Star.

Este proceso de escasez de precipitaciones ha sido la tónica en los últimos meses en la región, lo cual afecta tanto a la vida normal de las personas como a la agricultura y la economía en general, destaca el rotativo.

El Instituto Caribeño de Meteorología e Hidrología (CIMH), que pidió a los países del área que controlen sus recursos hídricos, dio a conocer en su último boletín que la sequía alcanza niveles severos en territorios como Barbados, San Vicente y las Granadinas, Guadalupe, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, y Martinica.

Mención aparte es el caso de Jamaica, donde a causa de la falta de lluvias las autoridades se vieron obligadas a tomar medidas urgentes e invertir millones de dólares para afrontar la situación.

Según el CIMH, la falta de lluvias puede tener conexión con el fenómeno de El Niño, un evento climático relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental que entre otras consecuencias provoca sequía en el área del Caribe.

De cualquier forma la situación es grave y generalizada, pero la situación alcanza niveles muy preocupantes en islas del área oriental.

Según los datos del CIMH, en Barbados la falta de lluvias se sitúa entre extrema y extremadamente seca, mientras que en Martinica la ausencia de precipitaciones en los últimos meses ha provocado una sequía que va de extrema a excepcional.

En las islas de San Vicente y Guadalupe la sequía es también grave, aunque por su número de habitantes y extensión geográfica Jamaica merece un capítulo aparte.

Jamaica se encuentra actualmente en su peor momento en términos de reservas de agua desde la sequía extrema que sufrió durante los años 2012 y 2013.

La Comisión Nacional del Agua (NWC, en inglés) ya informó de que la falta de lluvias es la causa de que solo haya actualmente disponibles 35 millones de galones (159 millones de litros) por día para la capital, Kingston, y todo su distrito, St. Andrew.

Así, el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, se pronunció sobre el asunto en el Parlamento para anunciar una serie de medidas que contribuyan a paliar la sequía.

Destaca la construcción de una planta de tratamiento de agua con una capacidad de 15 millones de galones (68 millones de litros) por día, que si todo sale de acuerdo a lo previsto se comenzaría a erigir a finales de este año.

Además, se trabaja en un proyecto de tendido de tuberías para transportar agua a lo largo de todo el país con una inversión de 35 millones de dólares, a lo que habría que sumar la mejora de la actual red de suministro, con un presupuesto de otros 25 millones de dólares.

La gravedad de la situación hizo que el líder de la oposición, Peter Phillips, instara al Gobierno a poner en marcha un programa de acción rápida

últimas Noticias
Noticias Relacionadas