Internacionales

El expresidente peruano Ollanta Humala, y su esposa, Nadine Heredia, negaron preocupaciones por declaraciones de la empresa brasileña Odebrecht sobre un soborno pagado durante el mandato del ex gobernante (2006-11).

Tal posición fue expuesta a la prensa por el abogado de la pareja, Wilfredo Pedraza, al exponer los resultados nulos del nuevo allanamiento de la casa de los Humala-Heredia, por el que, dijo, el defensor, expresaron su enérgica indignación.

El letrado afirmó que, culminada la revisión de la vivienda, la fiscal a cargo, Geovanna Mori, solo se llevó el teléfono celular de Heredia, que lo entregó voluntariamente, sin encontrar ninguna información de relevancia penal sobre el llamado caso gasoducto.

Agregó sobre las confesiones de Odebrecht que «para nosotros, en buena hora que se investigue» a aquellas personas que supuestamente habrían sido responsable de un acto de corrupción.

Humala y Heredia, prosiguió, «están absolutamente tranquilos con cualquier información que pueda dar Odebrecht sobre el caso del gasoducto» y señaló que sus defendidos son investigados, y próximos a enfrentar un juicio, por un aporte electoral, lo que está por probarse sea delito.

Según el fiscal coordinador de las investigaciones sobre corrupción de empresas brasileñas en Perú, Rafael Vela, Odebrecht comenzó a colaborar con información sobre el caso gasoducto y a ello están ligados los allanamientos de la casa de los Humala-Heredia de otros 25 inmuebles de otros implicados.

Odebrecht admitió con anterioridad el pago en secreto de tres millones de dólares por el contrato del gasoducto sur peruano, a destinatarios privados pero, de lo dicho por Vela puede desprenderse que también habría reconocido pagos a funcionarios.

La fiscal Mori dijo que testigos protegidos han dado nuevos testimonios que señalan que Heredia, desde su posición de primera dama, mantuvo contactos con Odebrecht y favoreció a la empresa.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas