Opinión

El autor de esta columna no tiene la costumbre de hablar en primera persona, porque no nos agrada y de hacerlo de manera pública, recurriendo a los méritos que supuestamente nos corresponden en el ejercicio del magisterio, el periodismo, y en la profesión de abogado, a los cuales se suma la militancia política de sesenta años.

Pero ahora, en estos momentos, nos vemos obligados a recordar a nuestras compañeras y compañeros de Partido que debemos actuar con mucho cuidado para no caer en errores, que serían profundamente dolorosos para los peledeistas y que causarían mucho daño al pueblo, al que estamos obligados a defender y servirle como nos enseñó el más grande Maestro Político Dominicano y de América, que fue y sigue siendo eternamente, el Profesor Juan Bosch. Hablamos del magisterio nuestro porque queremos recordar a quienes está dirigida esta columna, solamente dos palabras: Prudencia y Discreción.

El Diccionario de la Lengua Española, editado por la Real Academia Española dice: ¨Sensatez, para formar juicio y tacto para hablar u obrar, don de expresarse con agudeza, ingenio y oportunidad. Reserva, prudencia y circunspección …¨. ¨Prudencia: una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en distinguir y discernir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello.

Templanza, cautela, moderación. Sensatez y buen juicio¨. Al criterio del autor lo que señala el diccionario de la Lengua Española, en relación con estas dos palabras, que tanto la prudencia como la discreción son las virtudes fundamentales de un político profesional y la situación actual que vive el pueblo dominicano, no solamente los peledeístas y los que militan en otras organizaciones que nos adversan, es realmente muy preocupante, la cual debemos enfrentar con mucho cuidado y tomando en cuenta la discreción y la prudencia.

La decisión tomada por el presidente de la República, compañero Danilo Medina Sánchez, de no proseguir en busca de la re-postulación, para el cargo que desempeña en el torneo electoral del 2020, es una decisión sabia, prudente, que no solamente lo beneficia a él, sino por igual al Partido de la Liberación Dominicana. Podemos decirle ¡Qué Bien lo hiciste Danilo!, porque hemos mantenido en nuestro criterio que ¨En política se hace lo que conviene¨.

Al autor de esta columna no le importa los reconocimientos de Míster Pompeo y del gobierno a quien él le sirve, que es el de los Estados Unidos de América, reconocida todavía como la nación más poderosa del mundo; sobre todo porque estamos convencidos, que las advertencias y los reconocimientos, tienen sus informes en legisladores de origen cubano con los cuales se relaciona Míster Pompeo.

Como no tienen importancia para nosotros los calificativos irrespetuosos, difamadores y calumniadores, que no solamente se escriben, sino que se pronuncian y repiten muchas veces a diario por programas radiales y televisivos, porque la experiencia de sesenta años en la vida política del país, nos ha enseñado a aplicarles calificativos a esas calumnias, difamaciones y mentiras, que nos endilgan a los peledeístas que gobernamos el país, sin respetar la categoría e importancia de los cargos que desempeñamos.

Tenemos tres calificativos que son: ¨Letrinas Parlantes, Inodoros Parlantes y Bacinillas también¨. Por eso cuidado, mucho cuidado con lo que pensamos, hablamos y hacemos, la mayoría del pueblo dominicano, todavía está con nosotros, esta con el PLD, el Partido del pueblo y para el pueblo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas