Internacionales

Las olas de calor son asesinos silenciosos que afectan a las personas más vulnerables, advirtió hoy aquí el presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, Francesco Rocca.

Al presentar en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, el informe «Ola de calor, guía para las ciudades», el diplomático italiano señaló que esos sucesos se pueden prevenir y las autoridades deben jugar un rol más activo para reducir los riegos y salvar vidas.

Según dijo, alrededor de cinco mil millones de personas, gran parte de la población mundial, viven en regiones donde el calor extremo se puede predecir días o semanas antes.

Pero la amenaza que representan las olas de calor solo se volverá más seria y más generalizada a medida que continúe la crisis climática, alertó y recalcó en la importancia de que todos sepan cómo estar preparados.

Actualmente, subrayó, nos enfrentamos a una crisis climática, una emergencia global real, y urge invertir en temas de adaptación, prevención y reducción de riesgos, indicó.

En ese sentido, el reporte busca ayudar a las ciudades a prepararse para las olas de calor, fenómenos meteorológicos extremos que se encuentran entre los tipos de peligros naturales más mortíferos del mundo.

Quienes tienen mayor riesgo son aquellos con vulnerabilidades preexistentes, por ejemplo, adultos mayores, niños muy pequeños, mujeres embarazadas, personas con afecciones médicas o socialmente aisladas, detalla el informe.

También contiene medidas específicas que pueden adoptarse de cara a reducir el peligro de las olas de calor, cuyas temperaturas inusualmente altas son peligrosas para la salud y el bienestar humano.

A juicio de Rocca, se trata de una guía muy simple, que puede ser leída y entendida por cualquier persona.

Entre las recomendaciones que las ciudades pueden tomar para prevenir los impactos de las olas de calor se incluyen: establecer sistemas de advertencia, fortalecer los servicios de salud, realizar campañas de sensibilización, crear centros de enfriamiento y líneas telefónicas de ayuda, entre otros.

Asimismo, el reporte destaca la importancia de «ecologizar» ciudades y centros urbanos, por ejemplo, plantando árboles, protegiendo espacios verdes e introduciendo zonas sin automóviles.

Según el informe, 17 de los 18 años más cálidos en el récord de temperatura global han ocurrido desde 2001, así como varias de las olas de calor que mataron a decenas de miles de personas en todo el mundo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas