Internacionales

Primarias argentinas reflejan descontento social

El resultado de las primarias argentinas dibuja la verdadera realidad de un país que reflejó en las urnas el descontento social latente por una política económica repudiada por la gran mayoría.
Ni desde el Gobierno, ni desde la mayor fuerza política de la oposición se esperaban una diferencia tan distante cuando las encuestas revelaban un empate técnico. La realidad fue una ventaja de más de 15 puntos a favor del proyecto liderado por Alberto y Cristina Fernández (Frente de Todos) versus el gobierno de Mauricio Macri (47,65 contra 32,08).

Para ser más precisos, 11 millones 622 mil 20 personas apuestan hoy al Frente de Todos contra siete millones 824 mil 996 que refrendaron el proyecto de Macri, una avanzada de lo que se avecina rumbo a las generales del 27 de octubre.
El golpe fue duro para Cambiemos, la propuesta con la que el mandatario logró llegar en 2015 al gobierno, ahora bajo el nombre de Juntos por el Cambio.

El mapa quedó casi celeste blanco en todo el país, el color que representa al Frente y ni qué decir de la provincia de mayor peso, Buenos Aires, donde uno de los delfines de Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal, quedó muy por debajo de Axel Kicillof, el exministro de Economía del gobierno de Cristina, quien logró más del 50 por ciento para su candidatura.

De los globos amarillos con los que Cambiemos festejó cada victoria cuatro años atrás, quedó poco para el nulo festejo el domingo 11 de agosto, en unos comicios cuyos resultados generaron al final de la noche gran tensión pues como la oposición auguraba y alertó, falló el sistema de visualización de datos de la cuestionada empresa venezolana Smartmatic.
Macri incluso fue el primero en salir, una hora y media después en medio de denuncias de coaliciones como Consenso Federal y sin cifras provisorias, para decir que habían tenido «una mala elección». Desde el búnker del Frente de Todos, que temiendo al software de recuento de votos crearon su propio centro de cómputos, ya estaban festejando la holgada victoria.

Respuesta al clamor popular para muchos; para otros el deseo de cambiar un modelo que trajo deuda, desempleo, cierre de negocios, subidas constantes en todos los servicios, inflación galopante, devaluación del peso, incremento de la pobreza y la indigencia.

Las PASO, gran medidor de cara a las generales, arrojaron un sorprendente triunfo del proyecto popular liderado por los bautizados «Fernández», que los ponen cerca de ganar en primera vuelta y a Macri contra las cuerdas para una posible reelección.

Con esa visible grieta que arrastra este país hace décadas, acentuada hoy entre «macrismo» y «kirchnerismo», como se les conoce aquí a las dos fuerzas políticas que representan Macri y Cristina, lo cierto es que la unidad fue el arma que ayudó al Frente de Todos a esta victoria, el cual desde el inicio apostó por unir fuerzas y dejar atrás divisiones.

Para eso trabajaron duro al reclutar a 10 partidos, incluso al Frente Renovador dirigido por Sergio Massa -quien se sumó a este proyecto-, a gobernadores, centrales obreras, sindicatos, pequeñas y medianas empresas castigadas por el ajuste, además de una amplia cantidad de intelectuales, artistas, deportistas y científicos que los acompañaron.

Mientras desde el Frente el ahora aspirante presidencial Alberto Fernández ponía el dedo en la llaga en temas que marcan el día a día de los argentinos, del otro lado Macri centraba su campaña en todo lo hecho por su gobierno, sobre todo en lo referido a las obras públicas, y casi para el cierre redobló su discurso al pedir a los argentinos seguir apoyando su modelo de país. Desde sus 17 propuestas para salir de la crisis y recesión, Fernández hizo hincapié en la economía durante los discursos de campaña, en la deuda de 57 mil millones de dólares que el actual gobierno contrajo con el Fondo Monetario Internacional, en recomponer el salario, desdolarizar las tarifas y acceso pleno de medicamentos para los jubilados, entre otras cosas.

Del otro lado, la ahora candidata a vicepresidenta y líder política de este país, la exmandataria Cristina, centró la campaña en la presentación de su primer libro Sinceramente en varios lugares, en intensas y multitudinarias intervenciones que la llevaron al interior de la nación después de tres años, cuando concluyó su mandato en 2015.
La guinda del pastel a la campaña, para muchos, fue en Rosario, en una multitudinaria plaza a los pies del monumento a la bandera, donde ambos líderes del Frente de Todos dejaron un mensaje muy claro: recuperar la esperanza de los argentinos con un país donde quepan todos. Esa ha sido la principal bandera de esta propuesta.

COMO QUEDû EL MAPA POLÍTICO

Con unos números que le costará revertir a Macri para poder ganar en las urnas, desde el Frente de Todos caminan con pasos firmes, aunque cautelosos, y desde ya trazan estrategias para una nueva campaña en medio de una situación aún más compleja pues los resultados electorales trajeron consigo otro golpetazo para la economía, la respuesta de los monopolios financieros.

Mientras el país vive con escepticismo y angustia la posjornada electoral, que llevó el dólar a su pico más alto en solo horas, de 47 a casi 65, devaluando aún más el peso, desplomó las acciones de Argentina en la bolsa de Nueva York, elevó todos los precios internos e incluso impactó a otras naciones cercanas, la ruleta política sigue.

Macri vuelve a recurrir a la herencia recibida por el anterior gobierno (el de Cristina), para señalar que la respuesta al dólar es resultado del kirchnerismo y así lo dijo en una rueda de prensa un día después de los comicios, cuando el dólar estalló tras subrayar que «no podemos volver al pasado, porque el mundo lo ve como el fin de Argentina».

«El problema mayor es que la alternativa al gobierno no tiene la confianza necesaria para que la gente pueda venir e invertir en el país», consideró un ojeroso Macri ante la prensa, cuando incluso llamó a sus mayores contrincantes a hacer una autocrítica al respecto.

Fernández, su principal rival en las urnas en octubre, le respondió: «es lamentablemente lo que pasa cuando un Gobierno durante tanto tiempo no dice la verdad sobre la economía. Un día la verdad se aparece», dijo tras ser interrogado sobre lo sucedido con la moneda verde.

De los 10 binomios compitieron por una candidatura, solo seis lograron afianzarla, aunque cuatro con lejanos resultados. En tercer lugar, con 8,22 por ciento, quedó la propuesta Consenso Federal que encabezan el exministro de Economía Roberto Lavagna y el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey.

Tambien  quedaron en la lid para octubre el frente de Izquierda y los Trabajadores, dupla compuesta por los diputados Nicolás del Caño y Romina de Plá, seguidos por el frente Nos (Juan José Gómez Centurión y Cynthia Hotton), y Unidad por la libertad y la dignidad (José Luis Espert y Luis Rosales).

Al interior de la vida política ya comienzan a hacer cuentas sobre en una eventual segunda vuelta (prevista para el 24 de noviembre), a donde irían a parar los votos de los que menos resultados tengan, pero aún hay mucho camino por recorrer y se esperan semanas muy difíciles para este país.
Lo cierto es que, de ganar Macri, quien en la última intervención volvió a apostar por su modelo de nación, tendrá que hacer algo urgente para revertir la economía que hoy languidece.

De tocarle a Alberto y Cristina Fernández, como ellos mismos declararon, el reto de sacar a Argentina adelante será complejo, pero tienen el compromiso de responsabilidad absoluta para gobernar en la nueva etapa, como expresó la propia exmandataria en un reciente video.

«No venimos acá a restaurar un régimen sino a crear una nueva Argentina que tome en cuenta las mejores experiencias, que termine con este tiempo de mentiras y que le dé a los argentinos un horizonte mejor para el futuro», señaló por su parte Alberto tras conocer los resultados.

El otrora jefe de gabinete durante el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y el primer año de Cristina (2007-2008), fue más allá al subrayar con fuerza que «nunca fuimos locos, siempre arreglamos los problemas que otros generaron y una vez más lo vamos a hacer». ( Maylín Vidal de Prensa Latina)

últimas Noticias
Noticias Relacionadas