Internacionales

Alberto Fernández se impuso el domingo en las elecciones primarias al presidente de Argentina, Mauricio Macri, por una amplia ventaja de mas de 15 puntos, lo que le sitúa como favorito de cara a los comicios de octubre.

Con el 88,84 % de voto escrutado, Fernández, candidato presidencial del Frente de Todos, logró el 47,36 % de los sufragios, frente a un 32,23% que obtuvo Macri, quien aspira a la reelección.

Aunque los últimos sondeos divulgados coincidían en situar en primer lugar a Alberto Fernández, que lleva como compañera de fórmula a la senadora y expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), ninguno daba una diferencia tan abultada como la que ha conseguido en las primarias, cuyos primeros resultados se dieron a conocer una hora y media después de lo previsto en medio de los reclamos de la oposición ante la tardanza.

Para acceder en primera vuelta a la Jefatura de Estado argentina es necesario obtener el 45% de los votos en las generales o más del 40% con una diferencia de 10 puntos sobre el mas inmediato rival, por lo que si se repiten estos resultados en los comicios del próximo 27 de octubre, Fernández podría ganar sin necesidad de una segunda vuelta.

En un multitudinario acto en el búnker del Frente de Todos en Buenos Aires al grito de sus seguidores de “Se siente, se siente, Alberto presidente”, Fernández celebró su triunfo y afirmó que hoy los argentinos empiezan “a construir otra historia”.

Golpeado por los resultados y con el rostro visiblemente desencajado, Macri convocó de urgencia a su gabinete a una reunión tras los resultados de los comicios, en los que la fuerza Consenso Federal, liderada por el exministro de Economía Roberto Lavagna se alzó como la tercera con mayor cantidad de votos, aunque muy alejada (8,34 por ciento).

Según trascendió, desde el mismo lugar donde habló a la nación, Macri evaluó desde cambios de nombres hasta activar un comité para que siga de cerca el impacto de los comicios en los mercados.

Muchos expertos consideran que esta primera fase muestra a una Argentina que clama hoy por otro modelo de país, distinto al actual, donde quepan todos.

Habrá que esperar entonces hasta el 27 de octubre, fecha de la última y definitiva prueba de fuego para saber si esta nación austral decidirá darle vuelta a la tuerca o refrendar el camino trazado por el actual Gobierno.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas