Internacionales

El gobierno de Francia calificó de positivo el encuentro sostenido en esta ciudad sede de la cumbre del G-7 entre autoridades anfitrionas encabezadas por el presidente Emmanuel Macron y el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif.

Según el Palacio del Elíseo, los temas discutidos en la reunión tendrán seguimiento puertas adentro en el foro que hasta mañana protagonizan los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

La crisis generada en torno a Irán, tras la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear del país persa, ha sido prioridad en las dos jornadas de la cumbre, a partir de la amenaza que representa para la paz y la estabilidad en el Golfo Pérsico y el mundo.

Zarif, quien ya salió de Francia, fue recibido por su homólogo Jean-Yves Le Drian en un encuentro de unas tres horas, en el que participó por alrededor de 30 minutos Macron.

Representantes de Alemania y Reino Unido también estuvieron en la reunión, enmarcada en los esfuerzos que Paris asegura adelantar para detener la escalada de tensiones en la región, que por momentos ha parecido llevar a una confrontación militar.

Una pregunta recorre el mundo: ¿Sabía Donald Trump que el canciller de Irán estaba invitado a Biarritz?

El gobierno anfitrión afirmó que sí, aunque agregó que la reunión con Zarif fue una iniciativa francesa y no del G-7.

En ese sentido, fuentes del Elíseo precisaron que el tema fue abordado ayer en el encuentro de dos horas entre Macron y Trump, en el cual el jefe de la Casa Blanca habría aseverado que no tiene interés en un conflicto, pero sí en alcanzar un nuevo acuerdo sobre el asunto nuclear.

Más temprano, la cuestión iraní acaparó titulares, cuando Francia anunció que el G-7 había pedido al mandatario galo ser portador de un mensaje al gobierno persa, y Trump dijo no ser parte de tal solicitud.

Poco después, Macron compareció aquí ante la prensa para aclarar que el grupo es un club informal, que no puede otorgar mandatos y competencias.

El presidente Trump tiene razón, no hay un mandato formal en el contexto del G-7, por lo que cada país miembro mantendrá las iniciativas por su cuenta, reconoció.

Sin embargo, manifestó que las siete potencias coinciden en el objetivo de «impedir a Irán el acceso al arma nuclear» y en la importancia de evitar una escalada de la crisis en el Golfo Pérsico.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas