Opinión

El autor de esta columna, descendiente de dominicanos auténticos, ama profundamente este país y lo admiramos porque hemos estudiado su historia y desde la génesis de su nacimiento, ha vivido quinientos años luchando valientemente, con firmeza, en el terreno militar por matices definitivos de su personalidad; no solamente es un pueblo: es una nación, que habla un solo idioma, que es el español y que en términos raciales es un país en el cual la inmensa mayoría son mulatos y también ¨Javaos¨, que se hacen llamar rubios, aunque tienen el ¨negro detrás de la oreja¨.

Existe una minoría que realmente son blancos, pero todos mulatos, javaos, negros y blancos, mujeres y hombres son dominicanos. Para el autor de esta columna la mujer dominicana es la más hermosa de América, y nos atrevemos a decir que son también de las más hermosas del mundo. No tengo que hablar de cultura en términos musicales, ni de merengue, criollas, mangulina, carabinéy bachata, que es el género musical más nuevo que existe en la actualidad.

Somos un pueblo que ha sido y es admirado en todos los escenarios de la vida y esa admiración y respeto nos obliga a ser prudentes, discretos y firmes, en las decisiones que el gobierno de la nación debe tomar, siempre cuando las circunstancias lo determinen. El autor de esta columna, está profundamente preocupado, por los acontecimientos que están sucediendo de manera permanente en la actualidad.

No vamos hablar de política, el partido al que pertenece el autor de esta columna, fue acompañando al lado de Juan Bosch, fundador del PLD, organización que ¨concibió, fundó y organizó¨ siendo el más Grande Maestro Político de América en el orden contemporáneo; convencido de que ese Partido que gobierna hoy a la nación dominicana, es una propiedad absoluta de nuestro pueblo.

El pueblo así lo ha reconocido, agradecido y permitido que lo gobernemos por un período de veinte años. Es obligatorio que mujeres y hombres militantes del PLD, lo tengamos presente.

No tenemos oposición, la verdad de lo que existe como oposición, si fuéramos a clasificarlo como jugadores de béisbol, estamos obligados a decir que la mayoría de sus dirigentes les falta condiciones para ser bien el juego. Para no decirles que, en la realidad, lo que son es ¨peloteros novatos¨; porque muchos de sus dirigentes, que se autocalifican de ¨opositores¨, no tiene idea de que la política es un arte, una ciencia y una profesión.

Entonces un episodio como el que estamos viviendo, donde aparece un protagonista conocido con el nombre de ¨César el Abusador¨, narcotraficante o negociante de drogas, que según los medios de comunicación escritos y en programas de radio y televisión, afirman que este señor tiene inversiones y un sin número de negocios, que están por encima de los mil quinientos millones de dólares.

Bueno, ¿nos estamos poniendo locos?, porque a ese señor cuando la Procuraduría General de la República, estimulada y dando aquiescencia a los organismos de seguridad estadounidenses como la DEA, FBI Y CIA, decidieron actuar contra el señor César Emilio Peralta, que supuestamente fue advertido y se especula que se ausentó del país acompañado de alguno de sus cómplices.

A esta situación se suman otros problemas para nosotros no de menos importancia, porque estamos ahora comenzando el proceso para las elecciones del 2020;el gobierno dominicano del PLD que preside Danilo Medina Sánchez, no puede emprender el camino electoral con la carga de este problema y el tráfico de drogas en nuestro país. Actuemos con prudencia, pero con firmeza y autoridad, para que nos respeten y no dañen la imagen de este ¨Pueblo Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe¨.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas