Opinión

Desarrollo de Proyectos y Fomento de la Gestión Participativa

He dicho en repetidas ocasiones, que la democracia nace, se fomenta, se desarrolla y se consolida en sus fundamentos culturales, a partir de los centros educativos. Porque la familia produce los futuros ciudadanos, les instruye y forma en los primeros pasos educativos, para que luego la escuela y la comunidad, consoliden en forma práctica la personalidad democrática individual y a través de la sumatoria ciudadana, formar el carácter democrático de la sociedad en donde se desenvuelven las personas. Entonces, necesitamos unos centros educativos democráticos, participativos y descentralizados, para que se pueda consolidar el ejercicio democrático en las calles de la nación, en donde transitan sus ciudadanos. Creemos firmemente, que la familia, la vecindad y la escuela son las entidades que paren ciudadanía para sus naciones.

Normalmente La estructura básica sobre la que trabajan las organizaciones que se dedican al ámbito social -como los centros educativos- son los proyectos. Los proyectos suelen tener una serie de elementos que son ineludibles en cualquier formulación que se desarrolle. Entre estos elementos básicos, son insustituibles recursos humanos y los materiales ligados a los mismos; las actividades que se programan; la metodología a desarrollar, es decir, la descripción técnica de la ejecución del proyecto en cuestión; el plazo previsto para el desarrollo y ejecución del proyecto; los recursos económicos; los resultados que pretende alcanzar el proyecto una vez haya ejecutado las actividades previstas; los objetivos específicos y que el proyecto pretende conseguir y en qué tiempo lograría cada uno; y por último, el deseo de cambio que viene determinado por cada objetivo, proyectado en forma programática.

Debatir sobre la planificación y desarrollo de proyectos para el fomento de la gestión y la participación, es algo muy importante en los procesos que deben desarrollarse en el camino de la participación comunitaria y la pertinente descentralización del sistema educativo dominicano. En este proceso de cambio, además de la urgente política organizacional para la descentralización programada, debe reflexionarse -como requisito previo- acerca de la importancia de la participación de la comunidad y del ciudadano en los esfuerzos de desarrollo, esfuerzos que llevan décadas de procesos que ha sido no bien entendidos y por ello han fracasado e incluso, reversados. Hemos tenido poca tradición de una animación hacia la participación comunitaria, aunque es una necesidad marcada en las leyes e incluso en la propia constitución, es por ello que hemos venido diciendo, que promover la participación del pueblo en el desarrollo urbano-rural, es una deuda acumulada en demandas e incomprensiones de doble vía.

Es bueno precisar, que algunos expertos describen el papel de la educación en la participación comunitaria a favor del desarrollo y el proceso participativo de la gente, como algo efectivo en el fomento del crecimiento y de la creatividad, otros describen la importancia de la participación comunitaria para la prevención de enfermedades desde el ámbito escolar-preventivo y de esa forma, mejorar la atención primaria de salud Si revisamos las diferentes interpretaciones de la participación comunitaria, se ve un continuo que va desde el modo cooperativo, en donde la comunidad brinda información y mano de obra, hasta formas de participación más activas y creativas en la toma de decisiones, negociación y presentación de propuestas y coadministración de los recursos.

Hemos insistido, en que un aspecto clave de este proceso se encuentra en la capacidad y el adiestramiento que precisan los padres de familia y el fomento del desarrollo en las comunidades, y de esa forma facilitar la participación social, porque la participación es un proceso a través del cual, los sectores involucrados influyen y comparten el control sobre las iniciativas de desarrollo, las decisiones y recursos que los afectan.

La planeación participativa, como metodología para patrocinar y elaborar política, es esencial cuando se pretende organizar y desarrollar proyectos de desarrollo puntual en un centro educativo, o local en una comunidad. En el sistema educativo dominicano, debemos desarrollar capital humano, enfatizado en lo social.

El desarrollo social cubre instituciones, relaciones y normas que conforman la calidad y cantidad de las interacciones sociales de un conglomerado específico.

La escuela necesita acercar a la familia y cada profesor necesita agenciarse la colaboración de los padres, para poder mejorar la calidad de su trabajo áulico y el trabajo de construcción de ciudadanía. Esas acciones ayudarán en la construcción de cohesión social, la acción que fundamenta los principios esenciales de la sociedad.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas