Internacionales

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la agrupación Unidas Podemos (UP) concluyeron sin avances perceptibles una reunión de casi cinco horas para intentar formar Gobierno y evitar unas nuevas elecciones en este país.

Después de seis semanas sin verse las caras tras la investidura fallida del líder del PSOE, Pedro Sánchez, la centenaria organización socialdemócrata y el grupo parlamentario de izquierda retomaron este jueves las negociaciones en la sede del Congreso de los Diputados.

Al término del encuentro, la portavoz adjunta de UP en la Cámara Baja, Ione Belarra, declaró a periodistas que se van preocupados por la postura inflexible expuesta por los socialistas para llegar a un acuerdo que permita la reelección de Sánchez.

«Nos vamos sinceramente preocupadas porque en esencia se limitaron a presentarnos un programa electoral», subrayó Belarra, para quien sus interlocutores «se mostraron profundamente inamovibles» en las posiciones defendidas hace más de un mes.

Lamentó que la formación encabezada por el actual presidente del Gobierno en funciones se limitara a exponer «una tercera vía, que en realidad es la primera y la única vía mantenida por el PSOE: la del partido único».

Aludió así a la propuesta de los socialdemócratas de constituir un ejecutivo en solitario, es decir, sin la presencia de miembros de UP en el Consejo de Ministros, como exige el secretario general del partido antiausteridad Podemos y líder del grupo confederal, Pablo Iglesias.

Pese a ello, las dos delegaciones se emplazaron a mantener el contacto en los próximos días para seguir hablando y, si es posible, fijar otra reunión, añadió la diputada de Unidas Podemos, alianza entre Izquierda Unida, Podemos y sus confluencias territoriales.

A esta primera cita que celebran ambas fuerzas tras la frustrada investidura de Sánchez como jefe del Ejecutivo, el pasado 25 de julio, los equipos negociadores llegaron con posiciones muy distantes.

El PSOE quiere que la negociación se centre en un acuerdo programático presentado a Unidas Podemos, mientras este último insiste en alcanzar un pacto integral que incluya programa y estructura de un futuro Gobierno de coalición.

A juicio de Iglesias, una administración compartida es la única garantía para llevar adelante las políticas que pueden cambiar la vida de la gente. Sánchez sostiene que el fracaso de su investidura en julio minó la confianza entre ambas partes y demostró la inviabilidad de un ejecutivo conjunto, pero señaló que ello no es óbice para la búsqueda de acuerdos que impidan una repetición electoral.

En las elecciones generales del pasado 28 de abril, los socialdemócratas obtuvieron el 28,7 por ciento de los votos y 123 diputados en la Cámara Baja, lejos de los 176 escaños necesarios para constituir una administración monocolor.

El secretario general del PSOE tiene hasta el venidero 23 de septiembre para negociar una mayoría de gobierno con Unidas Podemos y otros partidos minoritarios.

De no lograr el respaldo imprescindible para ser reelecto en el cargo, se convocarán automáticamente nuevos comicios el 10 de noviembre, que serían los cuartos en cuatro años.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas