Del Gobierno

El gobierno haitiano condenó los actos de violencia registrados la víspera, en el marco de las protestas y huelga general contra el desabastecimiento de combustible.

En un comunicado, el Ministerio de Interior y Colectividades Territoriales (MICT) expresó su preocupación por el «carácter violento» de algunos movimientos, vinculados a la «escasez artificial» de productos petrolíferos en el mercado local.

Estas graves violaciones del orden público, caracterizadas por enfrentamientos con la policía y la destrucción de bienes públicos y privados, causaron víctimas desafortunadas, en particular en algunos municipios de Puerto Príncipe, deplora el texto.

Asimismo, condena enérgicamente la muerte del joven Vladimir Fede en Carrefour, situada en la salida sur de esta capital, y los numerosos heridos, entre ellos un periodista de radio Horizon 2000 en la ciudad de Jacmel (sudeste).

Este lunes sindicatos y diversas organizaciones convocaron a manifestaciones contra la penuria de los carburantes, que desde finales de agosto experimenta el país.

Pese a la fuerte presencia policial, la capital y otras urbes permanecieron parcialmente bloqueadas con barricadas de neumáticos encendidos en arterias principales y secundarias, paralización de las actividades económicas y casi inexistente trasportación colectiva.

Los inconformes criticaron la escasez de carburantes y el consecuente aumento de servicios básicos como el transporte, que se encuentra en manos del sector privado, así como los elevados precios de la gasolina y el diésel en el mercado informal.

De igual manera, reiteraron su petición de renuncia al presidente haitiano Jovenel Moïse al que acusan de mala gestión y de estar implicado en el caso de supuesta malversación de fondos públicos.

El MICT invitó a la población a reanudar sus actividades habituales y aseguró que se tomarán medidas para garantizar la protección de los ciudadanos y sus bienes.

También instó a no dejarse manipular por «sectores retrógrados» que aprovechan esta «crisis única» con fines políticos.

A pesar de las declaraciones, la capital haitiana continúa hoy semiparalizada y muchas instituciones docentes, sucursales bancarias, negocios y centros comerciales no abrieron sus puertas.

Se espera que para este martes arribe un primer cargamento de gasolina al puerto, según anunció el primer ministro interino Jean Michel Lapin.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas