Hablan los hechos

Por el rescate de la credibilidad del órgano de comicios

Los partidos entendieron que ellos mismos no podían ser juez y parte por lo que recurrieron a la Junta Central Electoral para arbitrar el proceso, que ha resultado contaminado.

La JCE tiene que garantizar la seguridad de los sistemas y la confiabilidad de sus cómputos, por lo que no debe molestarse con los reclamos realizados acorde al derecho y a sus propias reglas, que al parecer es lo que ha sucedido si partimos de las reacciones del magistrado presidente del órgano de comicios, a quien se le ha visto recurrir a la ironía y al sarcasmo.

Los empresarios han respaldado y respaldan el trabajo de la Junta Central Electoral en el proceso de las primarias simultáneas del seis de octubre, pero entienden que hay que aclarar algunas interrogantes de cara a las elecciones del 2020.

Por el rescate de la credibilidad del órgano de comicios

El voto disidente del TSE

Es bajo esa línea que también se ven las declaraciones el juez del Tribunal Superior Electoral, Ramón Arístides Madera Arias, en los argumentos que justifican su voto disidente en la sentencia a la instancia presentada solicitando que se detuviera el conteo definitivo de las votaciones en el nivel presidencial en las primarias hasta tanto se realizará una auditoría internacional sobre el software y los equipos utilizados,

“El señor presidente de la honorable Junta Central Electoral, como exjuez de la Suprema Corte de Justicia y como experto en derecho civil, debe de tener conocimiento, que desde que se introdujo la demanda en referimiento, ellos estaban en la obligación de suspender el conteo o el cómputo definitivo de los votos emitidos, hasta tanto se emita la sentencia correspondiente de parte del Tribunal Superior Electoral”, argumentó el magistrado Madera Arias, quien considera que casi todos los sectores del país han sufrido daños irreparables por el incumplimiento de la ley, del deber y de la responsabilidad del presidente de la Junta Central Electoral (JCE), al no suspender el cómputo definitivo de las primarias y la proclamación de los ganadores hasta que se realice la auditoría forense al sistema de voto automatizado.

Por el rescate de la credibilidad del órgano de comicios

La situación en materia electoral va tomando su rumbo, ya el PLD juramentó los candidatos y candidatas seleccionados en las primarias, pero ha quedado una nebulosa, que se convierte en incertidumbre para las elecciones de febrero y mayo del próximo año.

La duda está predominando en la gente, (más de un 25 por ciento del electorado) que acudió a las urnas. No hay seguridad del sistema electoral ni transparencia. La integridad, buena fe o sanas intenciones de los miembros del pleno de la JCE no son suficientes para garantizar un resultado exitoso.

Se hace necesario que desde la Junta se dé una señal de que se está dispuesto a colaborar a desmontar los supuestos mecanismos fraudulentos denunciados y restablecer la confianza en el órgano de comicios. Desde las elecciones del año 1994 el fantasma de los cuestionamientos a los resultados electorales no se escuchaban.

Oportunidad para los partidos

La publicación la semana pasada de un aviso sobre los cumplimientos de plazos legales y otros procedimientos a cargo de la Junta Central Electoral puede ir dando luz a los partidos políticos para recomponerse y armar el rompe cabeza, que eviten que colapse el sistema de partidos.

Recuerda la JCE que el 25 de octubre es la fecha límite para formalizar el registro de los candidatos ganadores en las primarias, que el 27 de octubre culmina el período para escoger a los candidatos a cargos populares mediante asambleas, convenciones o encuestas.

Por el rescate de la credibilidad del órgano de comicios

La presentación de propuestas de candidaturas, incluyendo el 20 por ciento de la reserva, es el 3 de diciembre de 2019 para el caso de las candidaturas municipales y el 3 de marzo del 2020 para el caso de las candidaturas presidenciales y congresuales.

Como se aprecia, la JCE de conformidad con la Ley de Partidos (número 33-18) y la Ley Orgánica del Régimen Electoral (número 15-19) está indicando plazos y fechas puntuales para que los partidos políticos se organicen, estructuren sus boletas, concreticen sus planes de alianzas y presenten sus propuestas al electorado y conseguir que la democracia y el sistema de partidos salgan fortalecidos.

Noticias Relacionadas