Internacionales

Chile califica hoy, junto a Cuba, como el país con mayor cantidad de personas de la tercera edad en América Latina, según un estudio realizado por la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo y Caja Los Héroes.

La pesquisa, titulada Conocimiento e Investigación en Personas Mayores, detalla que desde la década de 1980 hasta el año 2017, la población chilena aumentó de 26,9 a 35,8 años su edad promedio.

La muestra también dio a conocer que Chile tiene la mayor esperanza de vida saludable de Sudamérica, pero a pesar de esas cifras alentadoras, los de mayor edad tienden a padecer ciertas patologías comunes.

Dentro de ellas, se encuentran las que tienen relación con procesos degenerativos, como la artrosis y la hipertensión, entre otras.

«En estos casos la prevención es esencial. Se deben realizar exámenes de manera periódica, para así poder identificar de forma temprana estas enfermedades o mantener controlado su avance», asegura el doctor Julio Mackines, director Médico de Imágenes de Laboratorio Blanco.

Por otro lado, las caídas que sufren los adultos mayores son otro de los problemas frecuentes que enfrentan, lo cual se relaciona estrechamente con la disminución de la capacidad visual y el compromiso neurológico en términos de equilibrio.

«Los ancianos no son capaces de recibir la información de forma adecuada. Ellos presentan problemas con la disminución de la velocidad de respuesta del tono muscular, del equilibrio y de la fuerza, esto aumenta significativamente el riesgo de hacer eventos traumáticos con fracturas asociadas», agrega Mackines.

Las fracturas más frecuentes, en general, son las de cadera y los aplastamientos vertebrales, los cuales tienen una mortalidad alta en los pacientes mayores.

El experto asegura que, para prevenir una fractura, los adultos se deberían realizar una densitometría ósea, el examen preventivo que tiene que ver con la densidad mineral ósea, la cual incide directamente en el riesgo potencial de fractura.

«Una vez que existen antecedentes, los exámenes para evaluar, en el caso de las fracturas, son la radiología y el scanner. Por otra parte, cuando hay compromiso de las estructuras blandas, se debe realizar una resonancia para evaluar las secuelas de la caída», señala el especialista de Laboratorio Blanco.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas