Internacionales

Estados Unidos y China reanudarán en tres días sus conversaciones en busca de un acuerdo que termine la guerra comercial de Washington contra Beijing de más de un año de duración, confirmó hoy la Casa Blanca.

Según la secretaria de prensa de la mansión ejecutiva, Stephanie Grisham, ambas partes tratarán de avanzar sobre las negociaciones entre funcionarios de menor rango de las pasadas semanas.

Para esta nueva ronda de diálogo, las respectivas delegaciones estarán encabezadas por el representante comercial norteamericano, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; y el viceprimer ministro chino, Liu He.

Los próximos temas de discusión incluirán la transferencia de tecnología, los derechos de protección intelectual, servicios, barreras no arancelarias, y garantías, apuntó Grisham en un comunicado.

Por otra parte, Larry Kudlow, asesor económico de la Casa Blanca consideró hoy que es posible que los negociadores logren algún progreso para solucionar las diferencias.

Recientemente, declaraciones de Beijing han sido más positivas; China ha estado comprando en el mercado algunos productos agrícolas de Estados Unidos: soja, cerdo, trigo y otras cosas; y esa es una buena señal, manifestó en una entrevista con la cadena de televisión Fox.

El último 20 de septiembre, el presidente norteamericano, Donald Trump, afirmó que está buscando un acuerdo completo con China en medio de su guerra comercial contra el país asiático.

«Podría darse rápido, pero no sería el pacto correcto. Hay que hacer las cosas bien», expresó el mandatario en una conferencia de prensa junto al primer ministro australiano, Scott Morrison, a quien recibió en la Casa Blanca.

A juicio del gobernante estadounidense, el posible convenio para terminar el conflicto resulta complicado, especialmente en la protección de la propiedad intelectual.

La administración estadounidense indicó el último día mencionado que eximirá a más de 400 productos chinos de los aranceles aplicados desde el año anterior.

Trump anunció el 11 de septiembre que el aumento del 25 al 30 por ciento de los aranceles a las importaciones de productos chinos por 250 mil millones de dólares se postergaría del 1 al 15 de octubre.

Dicha decisión, explicó el presidente en su cuenta personal de la red social Twitter, se produjo a pedido de Liu, al frente de su país en las negociaciones bilaterales.

El 1 de septiembre, comenzaron a imponerse gravámenes estadounidenses de 15 por ciento a mercancías chinas valoradas en 112 mil millones de dólares al año, los cuales se unieron a los mencionados aranceles del 25 por ciento.

Para expertos y medios de prensa, la mayor diferencia de la última ronda de gravámenes con relación a las anteriores es que los nuevos impuestos deben tener un impacto mucho mayor sobre los consumidores estadounidenses, algo que Trump se niega a reconocer.

Como respuesta a la acción de Washington, China comenzó también el 1 de septiembre a aplicar aranceles adicionales de cinco y 10 por ciento a mercancías estadounidenses valoradas en 75 mil millones de dólares al año.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas