Internacionales

Medio centenar de periodistas fueron víctimas durante los movimientos de protestas que sacuden el país en las últimas semanas, denunció hoy la Federación de la Prensa Haitiana (FHP).

La FHP, que agrupa a varias asociaciones de medios, deploró el creciente número de comunicadores golpeados, heridos o fallecidos y exigió que los responsables sean llevados ante la justicia.

Desde mediados de año, al menos dos periodistas murieron al margen de las protestas. En junio último, el reportero de Radio sin fin, Pétion Rospide fue asesinado, e igual suerte corrió este mes Nehemie Joseph.

La represión sufrida por los periodistas durante la dinámica de Peyi Lok, que mantiene paralizado al país, «es inaceptable», subrayó la Federación, y criticó que «otros han sido heridos o están recibiendo amenazas de muerte de miembros del Gobierno o de sectores de la oposición radical».

Anunció, la creación de una comisión de investigación para indagar y documentar estos casos, así como la presentación de una denuncia formal ante las autoridades judiciales, sobre la base de los artículos 19, 20, 21, 22, 23 y 35 del Código de Procedimiento Penal.

Este miércoles, la radio televisora Metropole, denunció en sus redes sociales, que todas las avenidas que dan acceso a su sede estaban bloqueadas por barricadas, mientras que uno de sus vehículos fue atacado con piedras.

Los periodistas de este medio también denunciaron recibir amenazas, luego de la trasmisión este lunes de una entrevista con el presidente Jovenel Moïse, que fue catalogado por algunos sectores como una tribuna política para el mandatario.

La FPH lanzó una alerta a todas las asociaciones de prensa del mundo, y señalo que actualmente la libertad de este gremio es gravemente amenazada en Haití.

La nación caribeña está sumida desde hace casi dos meses en una fuerte crisis sociopolítica, marcada por masivas protestas antigubernamentales, que piden la renuncia del presidente Jovenel Moïse y su sustitución por un gobierno transitorio.
Según organizaciones de derechos humanos, al menos 30 personas fallecieron desde mediados de septiembre y decenas resultaron heridas.
Pese a la radicalización de las protestas, el jefe de Estado dijo que no renunciaría, y culpó al sistema sociopolítico imperante en Haití de las graves problemáticas del país.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas