Internacionales

El Gobierno de Haití aumentó el salario mínimo en el sector productivo y de servicios hasta 80 gourdes diarios (unos 90 centavos de dólar), según divulgó  la secretaría de Estado para la Comunicación.

La medida aprobada por unanimidad en el Consejo Superior de Salarios, y publicada en el diario oficial Le Monitor, llega en un momento en que el país atraviesa una profunda crisis sociopolítica y económica, tras siete semanas consecutivas de protestas antigubernamentales.
El sector más beneficiado, es el relacionado con empresas orientadas a la reexportación, industrias de ensamblaje y manufactureras, que experimentó un incremento del 19 por ciento, por lo que sus trabajadores tendrán un sueldo de 500 gourdes diarios (unos 5,5 dólares).

La mayoría de los honorarios experimentaron un aumento del 10 por ciento, excepto los empleados domésticos y textiles con un alza del 16 y el 19 por ciento, respectivamente.

Los salarios en Haití son blanco de numerosas críticas entre los empleados quienes deploran que no han aumentado en la última década, pese a que la inflación sobrepasa el 20 por ciento y la moneda nacional perdió un tercio de su valor en el último año.

A finales de marzo, una abrumadora mayoría de diputados aprobó un aumento salarial, que incrementaría hasta en un 78 por ciento el sueldo mínimo, teniendo en cuenta el alto costo de la canasta básica y la creciente inflación de los últimos tres años.

Sin embargo, el Senado no analizó el proyecto ley, que quedó engavetado en el Parlamento, además que recibió la presión del sector privado y de organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, que amenazó con no desembolsar 41 millones de dólares pactados para la construcción de nuevos edificios como parte de la expansión del Parque Industrial Caracol en el noreste del país.
La disposición gubernamental, efectiva desde el pasado 1 de noviembre, según la secretaría de Estado, forma parte de las recientes medidas del Gobierno en medio de la actual crisis, a la que se suma la cancelación de contratos con compañías privadas eléctricas a la que acusa de sostener convenios injustos.

Críticos estiman que las recientes medidas populistas del mandatario haitiano, persiguen alcanzar legitimidad, cuando casi a diario se enfrenta a masivas movilizaciones que piden su renuncia.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas