Economía

El comercio mundial, fuertemente vapuleado por los perjuicios asociados a la pandemia de la Covid-19, caerá bruscamente durante el primer semestre de este año según vaticinan varios organismos internacionales.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), por ejemplo, estimó que los valores del intercambio en todo el orbe se redujeron en un tres por ciento en el primer trimestre de este año, mientras vaticina que el lapso de abril a junio la contracción será del 27 por ciento.

Asimismo, los precios de los productos básicos cayeron un récord de 20 por ciento en marzo, impulsados por fuertes caídas en los precios del petróleo.

De acuerdo con la misma fuente, el desplome de los precios del combustible, con un retroceso que supera el 30 por ciento en marzo, fue el principal impulsor de la caída de los bienes, mientras que los precios de minerales, metales, alimentos y materias primas agrícolas retrocedieron alrededor de cuatro puntos porcentuales.

Es preocupante, alertó el organismo, que la duración y la fortaleza general de la tendencia a la baja actual en los precios de los productos básicos y el comercio mundial sigan siendo inciertas.

Antes de que la pandemia de la Covid-19 pusiera el comercio internacional en picada, recordó, los volúmenes y valores del comercio mundial de mercancías mostraban signos modestos de recuperación desde fines de 2019.
En esta misma cuerda, la Organización Mundial del Comercio (OMC) reveló que el intercambio internacional de mercancías disminuirá bruscamente en el primer semestre de 2020 a causa de las perturbaciones causadas por la pandemia.

De esta manera, el Barómetro del Comercio de Mercancías del organismo, índice empleado para medir la marcha de la actividad, se sitúa actualmente en 87,6 puntos, muy por debajo del valor de referencia de 100.
Según el reporte, esto revela una fuerte contracción del comercio mundial y entraña su valor más bajo registrado desde la creación del indicador en julio de 2016.

Pese a que el estudio alertó que esta lectura apenas refleja las fases iniciales del brote de la Covid-19, es coherente con el pronóstico de la OMC emitido el pasado abril, que estimó que el sector podría disminuir entre un 13 y un 32 por ciento en 2020, dependiendo de la duración de la pandemia y la efectividad de las respuestas políticas. Todos los índices de componentes del barómetro están actualmente muy por debajo de la tendencia, acotó la entidad.

El indicador de productos automotrices (79,7) fue el más débil de todos, debido al colapso de la producción y las ventas de automóviles en las principales economías y la fuerte caída en el índice de pedidos de exportación a futuro (83,3) sugiere que la debilidad comercial persistirá en el corto plazo.

Asimismo, la disminución en los índices de envío de contenedores (88,5) y de carga aérea (88) refleja una débil demanda de bienes comercializados, así como las limitaciones del lado de la oferta derivadas de los esfuerzos para suprimir la Covid-19.

La disminución de la actividad comercial es uno de los factores que dañará de manera particular los indicadores económicos para la región latinoamericana.

En un análisis de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, se prevé que el valor de las exportaciones de la región caería cerca de 15 por ciento.

Los mayores impactos se darían en los países de América del Sur, que se especializan en la exportación de bienes primarios y, por lo tanto, son más vulnerables a la disminución de sus precios.

Por su parte, el valor de las exportaciones de Centroamérica, el Caribe y México, donde además perjudican los bajos precios del petróleo, sufrirá el impacto de la desaceleración de la economía de Estados Unidos.
Según un análisis de este organismo, la integración regional es crucial para enfrentar la crisis.

«Los países de la región tienen capacidades productivas poco sofisticadas y fragmentadas a nivel regional, por lo que se requiere escalar las capacidades nacionales y regionales, principalmente en la producción y provisión de bienes de primera necesidad. Para ello es imperativo impulsar el comercio intrarregional», aseguró.

(Ivette Fernández de Prensa Latina=

últimas Noticias
Noticias Relacionadas