Internacionales

Desde este lunes rige en Haití el uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos, como una de las medidas preventivas para limitar la propagación de la Covid-19.

El gobierno indicó que la decisión concierne particularmente a los empleados en sus espacios de trabajo, conductores, pasajeros de transportes públicos, ciudadanos en las calles, tiendas, bancos y hospitales.
Según el decreto oficial, el ministerio del Interior y Colectividades Territoriales aplicará el rigor de las leyes a aquellos que no cumplan las nuevas normativas.

En la última semana aumentó un 85 por ciento la cifra de contagiados por la pandemia, elevando a 185 el número de confirmados, 15 fallecidos y 17 recuperados.

Entre las muertes figura un niño de tres años, que pasó 36 horas en cuidados intensivos en el hospital Saint Damien, confirmó Renée Alce, directivo del centro hospitalario.

El niño presentó un cuadro de enfermedades cardíacas congénitas, y a pesar del deterioro acelerado de su estado de salud, se sometió a pruebas del coronavirus SARS-CoV-2, indicó el galeno.

«La prueba resultó positiva. Todos los médicos deben estar atentos a los niños que tienen fiebre de 40 grados celsius y más. Estos niños deben hacerse la prueba, ya que se observa que la sintomatología puede tomar varios formas en esta categoría», recomendó.

A diferencia de otros países, en Haití, la enfermedad afecta a más personas entre los 20 y 44 años de edad, con mayor incidencia en los hombres que representan el 57,7 por ciento de los contagiados.

Mientras la Covid-19 gana terreno, aumentan los casos de trasmisión local, sin embargo aún la población tiene poca percepción del riesgo.

«Vemos que la población aún no responde a los discursos», lamentó Lauré Adrien, director general de la cartera sanitaria, aunque elude la tendencia de culpar a los ciudadanos por la propagación de la pandemia.

Sin embargo, señaló que «muchas personas no quieren hacerse la prueba o hubieran preferido hacerse la prueba de forma anónima o más bien a absoluta discreción. Todo esto nuevamente por el estigma», denunció.

La semana pasada, la Organización Panamericana de la Salus, alertó que la pandemia podría alcanzar una «gran escala» en la nación caribeña, donde muchos aún piensan que la enfermedad es una estrategia política.

Poco antes autoridades nacionales advirtieron que de no tomarse las medidas necesarias millones de ciudadanos podrían infectarse y unos 20 mil perder la vida.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas