Opinión

Aquí y ahora

Como aquí en este país todo es una chercha y pocas cosas se toman en serio, no me extraña el comportamiento despreocupado exhibido por una gran parte de la población dominicana en cuanto al presencia e impacto letal del coronavirus o Covid-19.

Es un comportamiento suicida, una actitud desafiante y temeraria la que a cada momento vemos modelar a ciudadanas y ciudadanos dominicanos en diferentes provincias y municipios del territorio nacional.

De nada han valido las advertencias, orientaciones, recomendaciones e informaciones de los organismos rectores del sistema de salud nacional e internacional sobre la importancia de mantenerse confinado y protegido.

Tampoco se amedrentan por las significativas estadísticas de 647 muertes y 25,068 infectados. Pero mucho menos parece importarle el incremento espantoso de los contagios y muertes por Covid-19 en relación a las semanas anteriores. Es una suerte de locura colectiva.

En ese contexto, quiero dejar establecido lo siguiente, si en este país las autoridades, los partidos políticos, la población no son capaces de entender la dimensión del problema y continúan jugando uno a la complacencia (el Gobierno) y el otro a la irresponsabilidad (partidos y población) aquí no sabemos dónde vayamos a parar con esa enfermedad. Esto no es juego.

Óigase bien, si aquí se tiene que posponer las elecciones para no exponer a los electores, que se pospongan. Y que no me vengan con el chantaje de que lo que planteo tiene la intencionalidad de propiciar una prolongación del actual mandato presidencial porque no es así.

El país posee una Constitución que dice que hacer en esos momentos de emergencia y por demás el presidente Danilo Medina ha dicho que ni un día más del 16 de agosto en el Palacio Nacional.

Que dejen la politiquería, irresponsabilidad y ambición desmedida de poder a un lado y que entiendan que el aquí y el ahora lo que indica es que se debe preservar la salud de los dominicanos. Más nada.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas