Opinión

Desesperación y pánico en el PRM

A medida que se aproxima el tiempo para la celebración de las elecciones presidenciales y congresuales del 5 de julio, al escenario político dominicano se van incorporando una serie de elementos que hacen más interesante el debate.

No se puede negar que la actual competencia electoral por obtener la Presidencia de la República y mayoría en las dos Cámara del Congreso, le han puesto sabor al debate, al punto que han salido a relucir todo tipo de estrategias; unas de alto nivel y otras de la más baja ralea.

Ahora bien, uno de esos elementos que llama la atención en el escenario político actual, por ejemplo, es el cambio sustancial que han experimentado en la preferencia del electorado nacional los principales candidatos a la presidencia, dígase Luis Abinader y Gonzalo Castillo.

Las encuestas y sondeos de opinión pública tradicional y digital con mayor grado de credibilidad y confianza cada día le dan más fuerza al planteamiento que estamos haciendo, independientemente, del sesgo económico y político que se le pueda atribuir.

Sin embargo, hay una realidad duélale a quien le duela, la candidatura presidencial del señor Luis Abinader después del anuncio de pandemia Covid-19 bajó, en cambio, Gonzalo Castillo subió. De eso nadie debe tener dudas, los números o porcentajes que se le atribuían al candidato de la oposición, al momento que escribimos este articulo ya no son los mismos.

Ya no es el Luis Abinader de principio de Marzo, en donde la división del Partido de la Liberación Dominicana, la suspensión de las elecciones y los cacerolazos y concentraciones masivas frente a la Plaza de la Bandera en contra del PLD, lo daban favorito con porcentajes por encima del 50 por ciento. No había dudas, Luis era el seguro ganador en la primera vuelta electoral de los próximos comicios. Ya no es así, la realidad es otra.

Hoy Luis Abinader según encuestas recientes que me han mostrado está en alrededor de un 40 por ciento con tendencia a seguir bajando.

Esta situación de cambio radical en el panorama electoral dominicano en los últimos tres meses, amigos lectores, ha venido produciendo en la intimidad del PRM, según las habladurías callejeras y analistas políticos nacionales, desesperación y pánico.

El autor es periodista y magister en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo.quezada.alberto218@gmail.com

últimas Noticias
Noticias Relacionadas