Internacionales

En medio del actual debate sobre la duración del mandato presidencial en Haití, la Oficina Integrada de Naciones Unidas insistió hoy en la necesidad de revivir la nación a través de una reforma constitucional.

Esta Oficina sustituyó en octubre pasado a las polémicas misiones para la estabilidad y la justicia censuradas por sus resultados globales poco claros.

A juicio de ese organismo, una transformación de la Ley Fundamental permitiría subsanar las diferencias del sistema de gobierno y crear condiciones propicias para la estabilidad institucional, buena gestión de los asuntos públicos y respeto al estado de derecho.

En las últimas semanas se agravó la controversia sobre el fin del mandato del jefe de Estado, Jovenel Moise, quien asumió el poder el 7 de febrero de 2017 por cinco años.

Sin embargo, sectores opositores y organizaciones sociales manifiestan que el ciclo electoral se inició en 2015, por lo que su periodo presidencial expira en 2021.

Para la ONU, el debate refleja las ambigüedades de la carta magna, mientras el país evolucionó en las últimas tres décadas. Además pone de relieve la ausencia de un consejo constitucional.

Haití necesita que todas sus fuerzas estén unidas por el bien del país y su pueblo, y las próximas elecciones deben caracterizarse por la participación activa y responsable de todos, escribió la organización mundial.

Sin embargo, varios partidos y representantes de la sociedad civil declinaron recientemente la intromisión de organizaciones internacionales en los asuntos internos del país, y criticaron la postura de apoyo al gobierno.

La semana pasada partidos y asociaciones de Haití cuestionaron al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien aseguró que el mandato de Moïse concluirá en 2022.

También movimientos progresistas consideraron que esa postura viola la carta magna de Haití y los estatutos del organismo regional.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas