Opinión

Dedico esta entrega a publicar mi comentario hecho en Facebook sobre un valioso artículo referido a la ciudad de Santo Domingo, publicado por el destacado escritor y publicista Efraím Castillo.

Elogio su clara comunicación, agudos señalamientos y elegante castellano. Su uso comedido y acertado de la metáfora, digno de un novelista de la alta estirpe escritural de ese autor de excelentes novelas, poemas, ensayos, cuentos y anuncios.

Comparto su reseña relativa a los aportes de Ovando, Trujillo, Balaguer, Leonel, no obstante, en esta somera visión del tema agrego otros detalles.

NOTAS SOBRE CAMBIOS REALIZADOS Y PENDIENTES

Primera: Agrego que don Diego Colón y su esposa María de Toledo aportaron en su época, como es el caso del Alcázar y otras edificaciones coloniales.

Segunda: Al tirano Trujillo, con motivo del Ciclón de San Zenón, que la había afectado mucho, le correspondió en cierto modo reconstruir la villa de Santo Domingo. Además, hizo otras innovaciones, como la de ampliar espacios a calles y aceras para mejorar el tránsito de vehículos, y facilitar a los peatones caminar a pie. Visible en los ensanches Gascue, Luperón, Ozama y Alma Rosa.

Inició el crecimiento vertical, con los edificios de la Feria de la Paz, el Palacio Nacional, etc.

Tercera: Joaquín Balaguer. Sus calles y aceras eran más estrechas que las de Trujillo, lo cual es criticable. Su parte positiva fue multiplicar lo vertical con sus multifamiliares, la Plaza de la Cultura y otros. Además, remozó y preservó importantes pulmones de la ciudad: Parque Mirador Sur, Mirador Norte y Jardín Botánico.

Cuarta: Salvador Jorge Blanco no hizo cambios importantes en la ciudad, a excepción de unos murales realizados en su período en alianza con la UASD y artistas plásticos. Esa atmósfera permitió que en 1994 el maestro de fama mundial Carlos Cruz Diez (bisnieto del patricio Juan Pablo Duarte) pintara su mural de móviles semicírculos multicolores sobre los silos de los entonces llamados Molinos Dominicanos. Con posterioridad, fueron lamentablemente borrados.

También Jorge Blanco dejó inconclusa una urbanización con muchos edificios de apartamentos en Santo Domingo Este.

Hipólito Mejía y Antonio Guzmán no edificaron nada notable en la Capital.

PRINCIPAL METRÓPOLI DEL CARIBE Y CENTROAMÉRICA

Cuarta: Acciones de Leonel Fernández. Efraím Castillo dice que Leonel «la atosigó de rampas», y yo pienso lo contrario: esos desniveles y elevados dieron mayor fluidez al tránsito y más belleza urbana. Agregó el Metro, inicio de la entonces ciudad del futuro que vemos hoy.

Quinta: Innovaciones de Danilo Medina, que el autor del artículo comentado no incluyó en su análisis. Danilo introdujo los teleféricos, que han dinamizado el tránsito y reducido los costos de transporte para la gente humilde. Además, amplió el Metro y ha remozado la Ciudad Colonial, ahora más elegante, vivible, y avanza a convertirse en polo turístico-cultural que contribuye a mejorar nuestra Marca-País-Cultural. Ha realizado muchas construcciones escolares y de otro género.

En fin, que nuestros presidentes han convertido la ciudad de Santo Domingo en la principal metrópoli del área del Caribe y Centroamérica.

SOTERRAMIENTO DE ELECTRICIDAD Y GAS

Cuarta: Está pendiente algo importantísimo: soterrar instalaciones eléctricas y de gas. Es decir, eliminar alambrados y postes, que son peligrosos y antiestéticos. Digno de encomio es que el presidente Medina ha iniciado el soterramiento en la Ciudad Colonial. Ideal sería una legislación que exija a ingenieros, arquitectos, maestros constructores mobiliarias y propietarios de edificaciones que así sean sus próximas urbanizaciones y residenciales. Quizás existe esa ley, y como otras no se cumple. Tal vez no lo hacen porque eleva costos, pero economiza electricidad, reduce riesgos.

Quinto: Nuestra pentacentenaria ciudad debió llenarse de parques temáticos y esculturas. El que hizo Roberto Salcedo en Arroyo Hondo, a pesar de haber sido criticado, debe ser punto de partida para hacer más y mejores parques temáticos educativos y estéticos.

Por ejemplo, podría hacerse un Parque de las Letras, con esculturas de destacados escritores dominicanos y extranjeros; Parque de Grandes Mujeres, de concepto parecido al de escritores; y otros con temas culturales, como hay en Cuba, Estados Unidos, Europa.

Sugiero a la alcaldesa de Santo Domingo, Carolina Mejía, reiniciar los murales y parques temáticos, en acuerdo con los ministerios de Cultura y Obras Públicas.

Propongo al Congreso legislar sobre el soterramiento de electricidad y gas, para mayor funcionalidad, seguridad y belleza de nuestra Ciudad Primada de América.

Finalmente, solicito las opiniones de Miguel D. Mena, Amparo Chantada, José Enrique Delmonte, Esteban Prieto, Eugenio Pérez Montás y otros que han abordado este interesante tema.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas