Internacionales

Manifestantes volvieron a marchar hoy contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, frente a su residencia en Jerusalén, continuidad de una serie de movilizaciones que duran varias semanas.

Desde horas de la tarde los participantes en las marchas comenzaron a congregarse en puentes e intersecciones de todo el país para protagonizar otra airada protesta contra el jefe de gobierno, a quien acusan de corrupto e inepto frente a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Los asistentes a la movilización gritaban ÂíBibi (así llaman sus allegados), vete de casa, estamos hartos de la corrupción!, reseñó The Jerusalem Post.

Se trata de la séptima semana consecutiva en la que civiles de todo Israel salen a las calles para pedir al político de 70 años que renuncie luego de su fracaso total en el manejo de la emergencia, amplió la misma fuente.

Según medios locales, a diferencia de las manifestaciones previas avivadas por jóvenes, a la de este sábado se unieron personas de todas las edades. En enero próximo Netanyahu deberá comparecer ante un tribunal por los delitos de soborno, fraude y abuso de confianza.

Unido a las marchas y plantones, que la policía ha intentado acallar con detenciones, las salas del Parlamento (Knesset), se hicieron eco de las críticas contra Netanyahu, quien tiene ahora el timón de la controversial alianza gubernamental con su rival Benny Gantz, ideada para combatir la Covid-19.

En virtud del pacto de unidad, Gantz -de la formación Azul y Blanco- deberá reemplazarlo en noviembre de 2021.
«Los estás matando, nuestra agente está muriendo, arruinas la vida de millones de ciudadanos, no pueden culpar a nadie más que a ustedes», afirmó el exministro de Defensa -Naftali Bennett-, durante una intervención ante el ente legislativo.

El rebrote de las infecciones en Israel tuvo como punto de partida la flexibilización de las medidas instauradas para contener la propagación del SARS-CoV-2, en un momento en que el declive en el número de contagios creó la ilusión de que la enfermedad estaba controlada.

A la inconformidad a lo interno del país y las divisiones dentro del gobierno alrededor de asuntos claves, se añaden también las expresiones de rechazo de la comunidad internacional como respuesta a la anexión parcial de Cisjordania, impulsada por Netanyahu.

Tal programa, el cual sigue en la agenda del líder del partido Likud no obstante los pronunciamientos de condena, es visto por Gantz como algo secundario en este momento, pues alega que la prioridad debe ser la atención a la pandemia.

En días pasados hubo manifestaciones también en Cisjordania y la franja de Gaza contra el primer ministro pero organizadas por palestinos indignados, debido a la persistencia de los planes que califican de usurpadores.

Ese pueblo árabe y su liderazgo repudian tal esquema expansionista en línea con el controversial Acuerdo del Siglo presentado en enero por el presidente estadounidense, Donald Trump.

La Autoridad Palestina advirtió que su ejecución podría desatar una tercera intifada.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas