Internacionales

En marcha nueva moción para destituir al presidente de Perú

Una nueva moción de vacancia (destitución) aguarda hoy la convocatoria a una sesión del Parlamento para debatir la iniciativa, cuya aprobación requiere de dos tercios del número de legisladores.

El proyecto, segundo en poco más de un mes, argumenta ahora recientes revelaciones sobre hasta cinco colaboradores eficaces (delatores que dan información a cambio de aminorar su penas) de la Fiscalía, que lo acusan de cobrar sobornos cientos de miles de dólares.

La moción fue presentada anoche por la bancada del partido Unión por el Perú (UPP) y acusa a Vizcarra de “incapacidad moral permanente”, causal polémica por su generalidad y ambigüedad prevista en la Constitución.

UPP, que tiene solo 13 legisladores, completó los 26 necesarios para presentar la propuesta con votos de algunos de los grupos Frente Amplio, Podemos y Acción Popular (AP), este último primera minoría del disperso Congreso de la República y cuyos voceros declararon que no apoyarán la vacancia.

El vocero de AP, Ricardo Burga, dijo que Vizcarra debe dejar el cargo por su voluntad y no destituido y lo exhortó a reflexionar sobre la viabilidad de su permanencia en el palacio de Gobierno, opciones descartadas por el gobernante, que niega las acusaciones.

Otras tres bancadas negaron su apoyo al proyecto de vacancia, lo que pone cuesta arriba que la moción presentada anoche logre el respaldo necesario para defenestrar a Vizcarra pues necesita 87 legisladores sobre un total de 130.

Sin embargo, la composición heterogénea de la mayoría de las bancadas y los intereses políticos en juego, han dado lugar a decisiones sorpresivos, como la censura y virtual destitución del primer ministro neoliberal Pedro Cateriano, en agosto pasado.

El vocero de UPP, José Vega, afirmó que esta vez la vacancia es más sólida, con una causa más grave de la fracasada el mes pasado, motivada por la presunta intervención de Vizcarra en la contratación irregular de un cantante como consultor del Ministerio de Cultura.

El primer intento fue rechazado por el parlamento unicameral solo por consideraciones políticas en torno a lo inconveniente de cambiar de presidente en el último tramo de su Gobierno, cuando se ha iniciado el proceso de las elecciones generales de 2021.

Fuentes congresionales señalan que esta vez las imputaciones son más graves, pero entrarán en el análisis de las bancadas el hecho que, en caso de destituirse a Vizcarra, el sucesor será el titular del Congreso de la República, Manuel Merino, de AP, partido que competirá en los comicios.

Los acusadores aseguran que Vizcarra, cuando era gobernador de la sureña región de Moquegua, cobró millonarios sobornos por los contratos de construcción de una obra de riego y un hospital y la Fiscalía señala que los testimonios han sido corroborados.

El mandatario alega inocencia y dice que tras las acusaciones hay intereses políticos y económicos, entre los primeros un presunto afán de sectores parlamentarios por postergar las elecciones de abril de 2021, para prorrogarse en sus curules.

Noticias Relacionadas