Congreso y Congresistas

La Cámara Baja en el Dia de la Constitución

La Constitución vigente, proclamada el 13 de junio de 2015, mantiene los avances de la Constitución de la República que se proclamó el 26 de enero de 2010, considerada como una de las constituciones más modernas, progresistas y democráticas, contentiva de profundas transformaciones al Estado dominicano.

El texto constitucional que rige la sociedad dominicana se sustenta en los valores supremos y los principios fundamentales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad, el imperio de la ley, la justicia, la solidaridad, la convivencia fraterna, el bienestar social, el equilibrio ecológico, el progreso y la paz, factores esenciales para la cohesión social.

La Constitución define la República Dominicana como un Estado Social y Democrático de Derecho, organizado en forma de República unitaria, fundado en el respeto de la dignidad humana, los derechos fundamentales, el trabajo, la soberanía popular y la separación e independencia de los poderes públicos.

Para la consecución de la operatividad práctica de los derechos y garantías sustentados en la Constitución, se hizo necesario concluir la adaptación de las nuevas leyes que el mismo texto constitucional hace reserva y a la vez propiciar la actualización de la legislación vigente.

En ese sentido, el texto sustantivo, mandó al Poder Legislativo, representando en el Congreso Nacional, a elaborar y adecuar 220 leyes, y otras dos facultadas exclusivamente en el Poder Ejecutivo. De estas se han aprobado 119 desde la proclamación de la Carta Sustantiva del 2010.

La reforma integral a la Constitución dominicana, aprobada y promulgada en el 2010, trajo consigo la conformación y puesta en marcha de instituciones nuevas garantistas de derechos, como el Tribunal Constitucional, vigilante de la supremacía de la Constitución y la defensa del orden constitucional y el Tribunal Superior Electoral, para conflictos de naturaleza electoral. Creó la figura del Consejo del Poder Judicial, el Tribunal Superior Administrativo y el Defensor del Pueblo. Todos ellos regulados por distintas normas emanadas desde este Poder del Estado, el Congreso Nacional.

La Cámara de Diputados, como el principal órgano dispensador de legitimidad democrática representativa, está llamada a velar por la adopción de las leyes que garanticen la practicidad de los avances constitucionales alcanzados.

En los últimos años hemos aprobado la Ley de Partidos, Movimientos y Agrupaciones Políticas; la modificación a la Ley Orgánica de Régimen Electoral, la Ley de Gestión Integral de Coprocesamiento y Gestión de Residuos Sólidos, la Ley de reglamenta el uso de los símbolos patrios, la Ley que regula los estados de excepción, todas estas mandatorio de la ley de leyes.

En este Día, donde recordamos la proclamación de la primera Constitución, nuestro compromiso es seguir trabajando en la elaboración y aprobación de las leyes reservas de nuestra Carta Magna y así seguir consolidando el estado social y democrático de derecho.

Noticias Relacionadas