Opinión

Paciencia, paciencia

El autor de esta columna ha dejado más de 60 años de su vida como servidor del Estado dominicano, que quiere decir realmente, como servidor de nuestro pueblo.

Pueblo, que infinidad de veces hemos reconocido, admirado, defendido y proclamado, en el escenario dominicano y fuera de aquí, en diferentes países de Hispanoamérica, Europa, América y África.

La importancia histórica de un país pequeño, que en términos nacionales solamente habla el español y tiene las mismas costumbres y hábitos de vida, unificados todos por la aceptación de la religión cristiana, de la mayoría de quienes componemos su población; pero la posición estratégica excepcional de la isla de Santo Domingo en la cual habita nuestro pueblo, desgraciadamente está dentro, o muy cerca, de la frontera imperial de los Estados Unidos de América.

Hemos dicho muchas veces también que ¨En política solo se hace lo que conviene¨; esa expresión es repetida con mucha frecuencia por los comentaristas de radio y televisión y algunos periodistas también de los medios escritos que citan esa frase, y lo agradecemos, como expresión de la experiencia que los largos años de vida pública hemos acumulado.

También hemos afirmado, particularmente dentro de los Organismo del Partido de la Liberación dominicana (PLD), fundado por Juan Bosch, el Gran Maestro Político dominicano y de América: La Prudencia es la más importante virtud de un político profesional y la otra virtud, que nada más son dos, en primer lugar, es la discreción, que en el lenguaje dominicano quiere decir ¨no hablar mucho y mantener la boca cerrada¨.

La Paciencia es una cualidad incuestionable de la Prudencia, y ahora en estos momentos que vive el mundo y desde luego esta región centroamericana y del Caribe, la Paciencia y la Discreción son indispensables para el futuro de nuestro pueblo.

El gobierno del PLD que en la segunda etapa de gobernar la república que le correspondió a Danilo Medina, estableció relaciones con la República Popular China, que fueron públicamente requeridas, esas relaciones, por el autor de esta columna que fue hace 56 años, en 1966, uno de los primeros dominicanos que visitó la República Popular China dando cumplimiento a una invitación del gobierno de ese país y nos distinguieron al auspiciar conferencias de carácter histórico en diferente ciudades, de esa extraordinaria comunidad asiática, exponiendo en esas conferencias como referencia importantísima la experiencia militar de nuestro pueblo, con la abusiva y atrevida intervención militar del Ejército de los Estados Unidos de América. El Pueblo dominicano ofreció un extraordinario ejemplo de dignidad y valor, al mundo entero.

¡Paciencia, mucha paciencia! Porque esa decisión soberana del gobierno del PLD, que presidía Danilo Medina está siendo maliciosa y atrevidamente criticada, por funcionarios del gobierno estadounidense que han visitado recientemente el país, recibido en esas visitas por Luis Abinader, Presidente de la República.

Tenemos que esperar con paciencia el cambio del gobierno en enero de 2021, con la juramentación del ganador de las elecciones, Joe Biden, según se dice, un aliado íntimo de la familia Clinton. Y esos Clinton tienen aliados en este país que persiguen que se les dé la oportunidad de explotar la mina de oro más grande del mundo, cuya mayor parte está en territorio dominicano, allá arriba en la frontera; kilómetros después del Municipio de Restauración.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas