Opinión

País valiente y rico! (I)

El autor de esta columna adquirió un libro, que más que un libro es una Enciclopedia de carácter agrícola. Esa publicación ha sido puesta en circulación recientemente por La Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), y tiene el título “Frutas en República Dominicana”, y es autoría del ingeniero agrónomo Domingo Marte, que se merece no solamente su felicitación, sino expresarle la admiración y respeto de los cuales es acreedor.

Hace muchos años, por la naturaleza del medio en el cual el autor de esta columna vivió, creció y se desarrolló, que fue en la Línea Noroeste, en Monte Cristi, donde estaba instalada la División Berlanga, propiedad de la Grenada Company, que era la empresa productora de bananos, que representaba en nuestro país la United Fruit Company, que era la empresa agrícola más poderosa del mundo.

Hace años que teníamos presente, y lo dijimos en diferentes oportunidades, que hacía falta en nuestro país una publicación o un libro, o una enciclopedia, como esta publicación de Domingo Marte, que realmente nos regocija. En infinidades de oportunidades, también, hace más de 40 años hablaba con nuestro padre que además de militar profesional, se había convertido en un agrónomo práctico de primera categoría.

En 1944, Rafael Trujillo Molina canceló el nombramiento de nuestro padre Euclides Gutiérrez Abreu, que era capitán instructor del Ejército dominicano y era uno de los militares más respetados en las filas de esa Institución, en la cual desde más de 20 años había alcanzado, en 1930, con 20 años de edad, el rango de oficial del Ejército Nacional, que lo hizo el más joven en sus filas.

Héctor Bienvenido Trujillo Molina, alias (Negro), que era en edad compañero de nuestro padre, cuando su hermano canceló el nombramiento de Capitán Instructor, le ordenó al General Fernando Sánchez, Jefe de Estado Mayor del Ejército, nieto de Francisco del Rosario Sánchez, que enviara a nuestro padre con una recomendación especial a Mister Daved Cloward, Gerente de la Grenada Company, para que lo empleara porque era un hombre honesto, con poder de decisión y mando, que además hablaba inglés.

Nuestro padre fue empleado inmediatamente a fines 1945, y nuestra familia se trasladó tres meses después a vivir en la ciudad del legendario pueblo de Monte Cristi. El autor de esta columna no había cumplido los 10 años de edad.

Nos remontamos en el recuerdo tan lejos, realmente impresionados satisfechos, por esta Enciclopedia Agrícola de Domingo Marte, que es un esfuerzo que se merece un reconocimiento especial de la Universidad Autónoma de Santo Domingo que es la primera Unidad Académica de América, aunque no se haya graduado en ella.

El titulo de esta columna “País valiente y rico (I)”, está inspirado en la realidad de este esfuerzo de Domingo Marte, que viene a llenar un espacio de vital importancia para que los dominicanos conozcan la riqueza agraria, frutícola, de una nación que es realmente un Estado, fundado y consolidado por encima de todas la vicisitudes que hemos sufrido y que hemos enfrentado, con valentía y firmeza que ha conmovido al mundo, en episodios militares que no tienen igualdad.

En la próxima columna partiendo de esas riquezas, inspirada en la enciclopedia agrícola de Domingo Marte, vamos a tratar temas que nunca habíamos hecho y pocas veces se han tratado.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas