Editorial

Un golpe a la democracia

El 3 de septiembre último el presidente de la República, Luis Abinader, en compañía de tres ministros de su gobierno, giró una visita a la Dirección del Partido de la Liberación Dominicana. Les recibieron el presidente del PLD, Temístocles Montás; el expresidente Danilo Medina; la exvicepresidenta Margarita Cedeño y los miembros del Comité Político Francisco Javier García, José Ramón Peralta y Francisco Domínguez Brito.

Al concluir el encuentro el propio jefe de Estado, quien calificó la reunión de cordial y fructífera, informó a los medios de comunicación que el tema de la designación de los miembros de la Junta Central Electoral fue abordado y reiteró allí la decisión de su gestión y la del Partido Revolucionario Moderno de que se escojan personas apolíticas y de consenso entre todos los partidos y sectores políticos del país.

El compromiso asumido por el mandatario duró menos de lo que dura una cucaracha en un gallinero, como dice el pueblo. En apenas un mes incumplió su palabra y rompió unilateralmente el compromiso con el diálogo y el consenso.

Como lo expresó el Comité Político de nuestro Partido, el gobierno asestó un duro golpe a la democracia, impidiendo la renovación institucional e ignorando al primer partido de oposición y a diferentes sectores opuestos a la elección de una Junta Central Electoral sesgada.

Ha acontecido lo que nadie preocupado por el fortalecimiento institucionsl del pais quería: Se ha impuesto una JCE de forma unilateral, sin el consenso con los partidos políticos, cuyos procesos internos ha de arbitrar además de organizar elecciones municipales, congresuales y presidenciales confiables e imparciales.

Contrario al deseo del país, ha resultado una Junta que carece de legitimidad porque no cuenta con el respaldo de actores fundamentales en el proceso. Ahora se teme un retroceso en materia electoral a situaciones que se habían superado. Solo hizo llegar un grupo con antecedentes antidemocráticos al control del gobierno para imponerse, seleccionando un órgano de comicios a todas luces nada representativo.

La imposición de los miembros de la JCE demuestra que se está ante un gobierno atrapado por el pacto con una minoría que quiere ganar con demandas desproporcionadas y acuerdos a puerta cerrada lo que el pueblo le negó en las urnas.

Al igual que el organismo de dirección política del PLD, “Vanguardia del Pueblo” invita al electorado, a los sectores sociales y políticos a estar alertas para evitar que también en la elección de la segunda mayoría en el Senado o la elección del Tribunal Superior Electoral el Poder Ejecutivo actúe unilateralmente, traicionando el espíritu democrático y de diálogo que le prometió al pueblo dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas