Opinión

Adiós 2020

Las cuatros columnas, “Crónica del Presente” que han precedido la de hoy, fue un esfuerzo en el recuerdo de nuestra memoria, para partir, en principio, a fechas importantes, desde la niñez de la vida del autor; porque esos recuerdo han sido determinantes en nuestra vida, al nacer y crecer en escenarios importantes de la vida económica del pueblo dominicano.

Recordamos cuando teníamos 3 años de edad, el Municipio de Sánchez, hasta donde llegaba el tren, que era, tal vez, el puerto más importante de la República Dominicana. Por el muelle de Sánchez se cargaban los barcos que llevaban a Europa los productos agrícolas más importantes de esa época, que se producían en nuestro territorio: cacao, cocos, café, y cítricos que en su mayoría eran naranjas agrias y dulces. Ahora estamos despidiendo en esta columna, este año terriblemente fatídico víctima de una Pandemia que se conoce con el nombre de COVID-19.

¨Adiós año 2020¨! Tu recuerdo será fatídico en la historia de este país pequeño, valiente y rico, que desgraciadamente ha entrado en un proceso político, al parecer, extensamente anarquizado. Esa anarquía que en vez de disminuir aumenta, es la consecuencia, sociológicamente lógica, de la composición social de la nación dominicana. Cuánto desorden y cuantos disparates en el orden Provincial y Municipal de este país.

El autor de esta columna no ha querido sumarse, en el terreno de las críticas de algunos sectores sociales y profesionales, que en conducta muy oportunista han comenzado a retirarle su apoyo al gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM), presidido por el Lic. Luis Abinader, a quien de manera muy circunstancial hemos conocido, por saludarlo momentáneamente.

Su padre fue nuestro compañero de Partido con el que sostuvimos una relación amistosa y respetuosa, en las funciones públicas que desempeñó; y particularmente cuando Juan Bosch, el Gran Maestro Político Dominicano y de América, lo nombró Ministro de Finanzas del Gobierno de la República en Armas, presidido por el Coronel Francisco Caamaño Deñó, en 1965.

Este año 2020, ha emplazado de manera frontal no solamente a nuestro pueblo, sino también al Gobierno que dirige su destino que debe tener presente la naturaleza de la composición social que hemos señalado; que no es similar y mucho menos igual, a la composición social de la mayoría de los pueblos de América, sean estos del Caribe, Centro América, y del Continente, y del Hispanoamericano, que encabezan Brasil, México y Argentina, como naciones ricas y establemente pobladas.

Queremos recordar que esas diferencias no están fundamentadas en la igualdad de idiomas, ni en los hábitos y las costumbres de vida, o en los aspectos religiosos que las mayorías de los pueblos hispanoamericanos profesan la religión católica.

En la región oriental de la isla de Santo Domingo, a la que Cristóbal Colón bautizó con el nombre de La Española, no fue impuesta la esclavitud, como en otros países americanos, incluido Estados Unidos de América; la esclavitud en el escenario donde nació y ha vivido el pueblo dominicano, era en realidad, una esclavitud patriarcal y domestica, que por la naturaleza de su pobreza, terminó igualando en métodos y costumbres de vida, a los amos y esclavos; esa fue la génesis del color mulato que la mayoría de los que aquí habitamos, tenemos. Pónganle atención a estos problemas funcionarios del Gobierno que preside el Lic. Luis Abinader. ¨Hasta nunca año 2020¨. Que tu recuerdo desaparezca de nuestra memoria.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas