Editorial

Irreparable pérdida

Es una pérdida irreparable para el Partido de la Liberación Dominicana y para el país el fallecimiento de César Prieto.

Un funcionario entregado, un defensor de las mejores causas, con una trayectoria de honestidad y laboriosidad a toda prueba.

Afable, sencillo, aunque firme y vehemente en la defensa de su causa, la del Partido de la Liberación Dominicana.

En vida confesó que su ingreso al PLD y el conocer al Profesor Juan Bosch dieron sentido a su vida.

Muy joven se abrazó al boschismo, teniendo el privilegio de recibir directamente las enseñanzas del gran maestro por la cercanía que tenía con él.

Su familia sentó raíces en el Partido de la Liberación Dominicana al que dedicó horas de sacrificio y trabajo constructivo que contribuyeron a la fortaleza partidaria, de la cual era un celoso centinela.

Pese al odio, el rencor, las infamias que propalaron algunos indolentes por las redes sociales con motivo de la acción que tomó César Prieto al dar fin a su vida, queda el recuerdo de un militante fiel, un joven entregado, que se hizo adulto cumpliendo con los postulados peledeístas de la solidaridad y el servicio a los demás.

El impacto de la noticia de la repentina muerte de César Prieto, la congoja en la población, la solidaridad mostrada en su velatorio y sepelio confirman la grandeza y nobleza de un ser humano honrado, íntegro, decente, comprometido con las mejores causas de su pueblo, buen amigo y excelente militante político.

Descansa en paz, compañero César.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas