Internacionales

Socialismo como única alternativa en Cuba

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ratificó al socialismo como la única esperanza y alternativa de la isla, en un contexto marcado por las agresiones generadas desde Estados Unidos en contra de la soberanía nacional.

Desde su cuenta oficial en Twitter, el mandatario recordó una frase del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, pronunciada en un discurso el 5 de diciembre de 1988 en La Habana.

“ÂíEl socialismo es y será la esperanza, la única esperanza, el único camino de los pueblos, de los oprimidos, de los explotados, de los saqueados; el socialismo es la única alternativa!”, citó.

Además, suscribió que “hoy, cuando lo quieren cuestionar los enemigos, debemos defenderlo más que nunca”.

Cuba es diana de una guerra mediática desarrollada principalmente en las redes sociales y del conocido “golpe blando”, mecanismo de intervención extranjera indirecta creado por la Agencia Central de Inteligencia para el cambio de sistema social en países con algún objetivo estratégico para Estados Unidos.

La Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) emitió recientemente un comunicado que señala al denominado Movimiento San Isidro como inicio de una etapa de fase aguda de la batalla comunicacional contra la mayor de las Antillas.

En específico hace alusión al montaje en la barriada habanera de San Isidro de una supuesta huelga de hambre por una decena de personas, algunas con vínculos demostrados con agencias y representantes de Washington.

La UPEC precisa en el texto que tal enfrentamiento desde el mundo virtual está a tono con los manuales de inteligencia de Estados Unidos, en los cuales una estrategia es generar pretextos para activar sanciones y justificar aventuras bélicas.

Ya medios privados digitales y laboratorios de la ultraderecha de la Florida culpan al gobierno cubano de incitar a la guerra civil y hasta exigen una intervención militar de fuerzas internacionales encabezadas por el país norteño, denunció.

Autoridades cubanas revelaron las relaciones entre los miembros del referido movimiento y representantes de Estados Unidos, en lo que calificaron como una injerencia de Washington en los asuntos internos de Cuba.

El pueblo y organizaciones de la sociedad civil rechazaron los intentos de imponer internacionalmente una matriz de opinión que tergiversa la realidad social y cultural de la mayor de las Antillas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas